La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ayer con un ejemplar de ABC en las manos
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ayer con un ejemplar de ABC en las manos - Ignacio Gil
Entrevista

Ana Botella: «Con Cervantes se ha hecho lo máximo que se podía hacer»

La alcaldesa de Madrid trabaja para que se exhiba un mausoleo en las Trinitarias antes de acabar su legislatura

Actualizado:

Ni un kilómetro de distancia separa el despacho de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, del lugar donde descansan desde hace 400 años los restos de don Miguel de Cervantes. Ahora se puede confirmar: ahí están. Y se puede dar fe de este hallazgo en gran parte gracias a ella. Apostó, sin dudarlo, por el proyecto que le presentó el historiador Fernando Prado para confirmar que allí yacía el maestro de las letras del Siglo de Oro español.

La primera regidora de la capital atendió ayer a ABC en el Palacio de Cibeles y, más relajada que en la rueda de prensa, reveló que el martes, el día en que se hicieron públicas las conclusiones sobre Cervantes, por fin descansó. «Me acosté más pronto que nunca. Alas once de la noche, ¡y eso que yo suelo dormirme más tarde!», confesó. La búsqueda ha sido incesante. Pero ha merecido la pena. Ahora trabaja para que antes de que termine su mandato se pueda honrar en las Trinitarias la memoria de Cervantes. Reconoce que está deseando contar a sus nietos, que viven en Londres, toda la historia del descubrimiento y animarles a que pronto, después de «Tintín» y «Harry Potter», lean «El Quijote».

—¿Cómo vivió el martes el día en que se hicieron públicos los resultados de la búsqueda de Cervantes?

—Fue un día emocionante para todos y fue una jornada en el que vimos cómo se terminaban unos estudios muy serios e importantes.

—¿Cuándo le notificaron la conclusión a usted?

—Lo supe muy pocos días antes. La semana anterior. El viernes.

—¿Para usted qué ha sido lo más importante de toda esta investigación?

—Encontrar lo que antes era una tradición y obtener unos datos para confirmarlo. Cervantes estaba perdido. Realmente no se había hecho ningún tipo de investigación para llegar a la afirmación que se ha hecho.

—Después de escuchar a los técnicos, ¿no le queda ninguna duda de que está Cervantes entre los restos?

—Ellos han sido claros y lo han explicado muy bien sin discrepancias en base a unos datos que se apoyan en tres disciplinas: la histórica, la arqueológica y la antropológica. Con los métodos de esas disciplinas han llegado a una conclusión, y es que en esa reducción de restos que pasa de la antigua iglesia de las Trinitarias a la nueva, parte de los huesos encontrados son de Miguel de Cervantes.

—¿Queda descartada entonces la investigación con ADN?

—No se puede hacer porque Cervantes no tuvo hijos reconocidos. Una hermana está enterrada en Alcalá de Henares, pero está también en un osario con unas condiciones que no se puede hacer. Aparte del ADN hay otras disciplinas, las comentadas, que llegan a esa conclusión sin discrepancias.

—¿Sobre Cervantes queda algo por descubrir en la iglesia de las Trinitarias o ya se ha encontrado todo?

—El equipo piensa que todo se ha encontrado.

—¿La investigación de Cervantes ha concluido? ¿Habrá tercera fase?

—Sobre esa reducción de restos parece que sí. Pero podrían abrirse otras líneas de investigación colaterales y haber tercera fase.

—¿Cuáles?

—Podría iniciarse una tercera fase si se propusiera una línea de investigación, por ejemplo, sobre los huesos de niños que aparecen en ese conjunto de restos. Presentaban un raquitismo muy acusado incluso para ese momento. Quizá alguien esté interesado en analizarlos.

—El martes, la reacción de los periodistas fue fría, de incredulidad. ¿Cree que se ha hecho lo suficiente?

—Con Cervantes se ha hecho lo máximo que se podía hacer. Debemos aprender a poner en valor a nuestras figuras ilustres y personalidades. Cervantes es lo más traducido en el mundo y, una vez hallados sus restos, hay que ponerlo en valor.

—¿Cuál es la fórmula para honrar sus restos? ¿Se instalará algo en la iglesia o en la cripta?

—La cripta no parece posible que se abra al público porque no está en buen estado. A las monjas el martes les parecía bien que estuviera en la iglesia.

—¿En un mausoleo?

—O algún tipo de urna. Hay que verlo.

—¿Y a la alcaldesa cómo le gustaría?

—Yo creo que hay una cosa clara. Su deseo era estar enterrado en las Trinitarias, hay que respetarlo. El sitio donde está, en el barrio de las Letras, en la capital del país que habla el español es el mejor lugar.

—¿Qué voluntad tiene el Arzobispado sobre el hecho de instalar un mausoleo?

—Muy buena voluntad, tanto el Arzobispo como las monjas. Es fácil pensar que lo permitan.

—¿Se va a poder ver antes de que usted termine su legislatura?

—Mi intención es que sí. La semana que viene lo hablaremos y dependerá de los pasos que haya que dar.

—¿Se podrá ver a través de donativos, entrada gratuita o comprando la entrada?

—Lo tenemos que ver. Pero tenemos suficiente tradición museística en Madrid y España y esto será fácil.

—Cuando se fue a la cama el martes ¿estaba más satisfecha? ¿Qué pensaba? Porque esto no se va a borrar de la mente de la gente nunca...

—Me fui a la cama muy tranquila y cansada. Este descubrimiento será un reclamo turístico para miles de personas que tendrán un motivo más para venir a Madrid.

—A usted le encantaba contarles cuentos a sus nietos ¿Entrará «El Quijote» en acción?

—Desgraciadamente no viven aquí y no he tenido oportunidad de contárselo. Mis nietos son unos grandes lectores de español, a pesar de que vivan fuera de España. Van leyendo incluso en el coche cuando van de camino al colegio. Me siento orgullosa de ello por haberles infundido el ánimo a la lectura.

—¿A ver si van a leer más a Shakespeare que a Cervantes?

—Mis nietos todavía no han leído a ninguno de los dos porque todavía son pequeños. Pero para que lleguen a leerlo tienen que leer primero «Los Cinco», «Tintín», que son unos grandes tintinófilos, «Harry Potter». Cuando hayan leído esos títulos será el momento de llegar a Cervantes y Shakespeare. Y yo, como soy española, prefiero que empiecen con Cervantes (sonríe).