Imagen actual del palacio realizada con un dron
Imagen actual del palacio realizada con un dron - ayuntamiento de boadilla

Boadilla reabre su «mini Versalles»

El Ayuntamiento remata la restauración de los jardines, terraza y fachada del Palacio del Infante Don Luis, que abrirá sus puertas el próximo fin de semana

Actualizado:

La entrada al municipio de Boadilla del Monte nada tiene que ver con la que proyectaba hace dos años. Ahora, el Palacio del Infante Don Luis del siglo XVIII que construyó Ventura Rodríguez recibe a sus ciudadanos y visitantes con el esplendor que merece un Monumento Nacional. Desde el aire la vista aún es más sorprendente: se comprueba que Madrid cuenta con un nuevo «mini Versalles» a destacar en cualquier guía y cita turística.

Esta joya arquitectónica, catalogada Bien de Interés Cultural como conjunto histórico-artístico, fue propiedad de la familia Rúspoli hasta 2006, cuando la Sociedad General de Autores (SGAE) obtuvo su concesión para un proyecto cultural que nunca llegó a realizar. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid anuló su adjudicación tras la denuncia de la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad porque su plan fulminaba elementos protegidos. Así, que hasta 2010, que volvió a manos del Ayuntamiento, la SGAE sólo se encargó de destrozar el complejo. El alcalde de la localidad, Antonio González Terol (PP), tras comprobar el lamentable estado del mismo, se propuso resucitar esta construcción y devolvérselo al pueblo. A día de hoy se puede comprobar que su compromiso ha sido palmario.

Teatro y fuego

Aún quedan por terminar las obras del interior, en fase de ejecución –se espera que en tres meses culminen–, pero el próximo martes 17 se inaugurará oficialmente, mostrando el lavado de cara al que han sido sometido las fachadas, los jardines, la primera terraza, el muro perimetral y los portones. También se han recuperado las escalinatas y la balaustrada de la terraza principal. Será el fin de semana, sábado 21 y domingo 22, cuando abra sus puertas al público por todo lo alto: con fuegos artificiales, conciertos de música clásica y visitas teatralizadas. Gratis. González Terol siempre ha tenido claro que quería que el Palacio del Infante Don Luis se convirtiera «en el corazón cultural del municipio y en un polo de atracción turística».

Ha sido la arquitecto-paisajista toscana Lucía Serredi, vecina de Boadilla desde 1978, la encargada de restaurar los jardines (13.500 metros cuadrados) del Palacio del Infante Don Luis para recuperar el diseño de Ventura Rodríguez. La misión está cumplida, solo falta ver crecer las especies arbóreas plantadas: bojes, tilos de Holanda, cipreses de la Toscana, perales, enredaderas. Serredi fue la paisajista del Jardín del Rey de Aranjuez, de los del Canal de Isabel II en la plaza de Castilla, los del Museo de Cerralbo y el Museo Sorolla, así como los del patio interior del Museo de América. En el conjunto lucirá también una fuente central que ocupará el lugar que tuvo la Fuente de las Conchas, ubicada hoy en el Campo del Moro, junto al Palacio Real de Madrid. Será una réplica de ésta.

Huertos ecológicos

Hay un tramo aún mayor de jardines que aún no se han tocado. González Terol pretende impulsar un proyecto de huertos ecológicos donde se pueda poner en marcha en paralelo un mercado para la venta de sus productos. La capilla barroca se está restaurando actualmente. Será lo próximo que se abra al público. Contaba con numerosas humedades. Allí se encuentran los panteones de las dos hijas del Infante Don Luis: María Teresa (Condesa de Chinchón y esposa de Godoy) y su hermana María Luisa (Duquesa de San Fernando). Se están recuperando también las galerías y tribunas perimetrales de la planta alta y el tramo de escalera de servicio que une ambas plantas.

Todas las obras de rehabilitación, encargadas por el arquitecto José Ramón Duralde, están presupuestadas en 12 millones de euros. En esta primera fase se han invertido 5,5 millones. Está siendo cofinanciado por el Ayuntamiento y la Comunidad a través de Fondos FEDER de la Unión Europea. El Banco Santander ha colaborado. Este proyecto está resultando todo un éxito, teniendo en cuenta, además, que las cuentas del Ejecutivo local se han cerrado con superávit los últimos cuatro años.

Con la recuperación de este entorno se ha abierto a los vecinos a través de ciclos de conciertos y otras acciones culturales. En septiembre se puso en marcha el programa «Abierto por obras» para quien lo quisiera visitar. Desde entonces, 4.000 personas han querido ser testigos de cómo volvía a resurgir su palacio.