Robos en viviendas: sube la fiebre del «bumping» y el «impresioning»
Un trabajador de una tienda de Usera arregla la cerradura tras sufrir un robo - ABC
SUCESOS

Robos en viviendas: sube la fiebre del «bumping» y el «impresioning»

Bandas del Este, sobre todo georgianos y rumanos, revientan los bombines de las puertas para robar

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Hay un delito que no cesa. Todo lo contrario, sigue en alza. Son los asaltos en viviendas, uno de los ilícitos penales que más preocupación y alarma social crean. La Policía Nacional trabaja duro para frenarlos, pero la laxa legislación contra los robos con fuerza (un porcentaje ínfimo de los detenidos acaba en prisión preventiva) y la excesiva confianza de los propios madrileños (la mayoría no echa la llave al salir de casa) hace difícil atajarlos.

Los investigadores han detectado modalidades delictivas cada vez más sofisticadas. Se sigue utilizando el clásico resbalón (introducir una fina lámina de plástico para hacer el pestillo de la cerradura), pero esta técnica sólo sirve cuando la llave no está echada. De ahí que desde hace meses estén causando furor el «bumping» (abrir el cilindro mediante una llave tipo «bump», sin dejar ningún tipo de huella) y el «impresioning» (introducir unas láminas de aluminio deformable en la cerradura para tomar la forma de la llave y luego crear una maestra con la que abrir la puerta).

Fuentes policiales indicaron que son las bandas del Este del Europa las que más están utilizando estos métodos. En el caso del «bumping», los georgianos y los rumanos son los especialistas: también hay controlados grupos de serbocroatas y albaneses; y, en menor medida, suramericanos y españoles.

El repunte es muy importante, en general, en todo Madrid, aunque hay zonas claramente diferenciadas estadísticamente hablando. Un ejemplo es el distrito de Centro, donde los robos con fuerza en vivienda han descendido un 20% en lo que va de año. Los casos más notables en esa zona se dan en los barrios de Embajadores y Lavapiés, donde predominan las corralas y casas antiguas, por las que es más fácil acceder por el método del escalo. Hace unos meses, un georgiano murió en la calle de las Carretas al precipitarse al vacío en uno de esos robos.

En Arganzuela los asaltos a viviendas han crecido nada menos que un 74%En el otro lado de la balanza tenemos Arganzuela, donde estos delitos han crecido nada menos que un 74%; pero es que, además, el número de detenidos ha bajado a la mitad. La situación en Arganzuela ha llevado a que la comisaría zonal 1 de Madrid (integrada por ese distrito, además de Centro, Salamanca, Retiro, Chamberí, Moncloa-Aravaca y Pozuelo de Alarcón) haya decidido ceder uno de los coches camuflados del resto de barrios de su competencia (seis en total) a la comisaría de Arganzuela.

47 robos de pisos al día

La situación en todo Madrid es, de cualquier manera, preocupante. Según la estadística del Ministerio del Interior, la oficial, en el primer trimestre del año se cometieron 4.295 robos con fuerza en viviendas en toda la región, controlada por Policía Nacional y por Guardia Civil. Eso supone que cada día se perpetran 47, para una población de 6,3 millones de habitantes.

La estadística, como en el año anterior, habla de que la tendencia es al alza: un 5,6% más entre enero y marzo, con respecto a los mismos meses de 2013. El año pasado, acabó con 15.924 robos en viviendas en la Comunidad, lo que significaba un alza del 11%, siempre según la estadística oficial de Interior.

¿Qué está ocurriendo? Un experto policial lo resume en la siguiente frase: «Sólo el 90% de estos casos llega a juicio». Hay, por lo tanto, más hechos conocidos, pero también más eficacia policial. El problema comienza cuando estos detenidos pasan a disposición judicial. Eso sí, la Policía y la Guardia Civil recuerdan a los ciudadanos que también es necesario que extremen las precauciones al salir de casa, aunque sea solo para comprar el pan o pasear el perro. La prevención es fundamental sobre todo en esta época del año, con tanta gente de vacaciones.

Sólo habría que preguntarles a las víctimas de las dos últimas bandas desarticuladas. Son exponentes de los llamados grupos delictivos itinerantes: clanes que residen en Madrid, roban en la región pero también se desplazan exprofeso a cualquier otra zona del país para hacer de las suyas.

En el primero de los dispositivos, la Udyco Central y la Brigada de Policía Judicial de Sevilla detuvieron a un total de 26 personas entre la capital de España y la de Andalucía. También asaltaron viviendas de Bilbao. En el segundo hubo siete más. Todas con antecedentes. Siempre practicaban el «resbalón», el «bumping» y el «impresioning».