Patrimonio aprueba rebajar el «blindaje» del Edificio España
Vista de la fachada del Edificio de Plaza España - isabel b. permuy
Vía libre al proyecto del chino Wang

Patrimonio aprueba rebajar el «blindaje» del Edificio España

El rascacielos mantendrá intacta la fachada principal y laterales; el resto se podrá demoler para modernizarlo

Actualizado:

El chino Wang Jianli ya tiene las manos libres para transformar el Edificio España a su gusto. La comisión local de Patrimonio Histórico ha aprobado rebajar el nivel de protección del inmueble. Con esta medida, el grupo Wanda, que adquirió el rascacielos hace un mes por 265 millones de euros, tendrá mayor facilidad para «modernizar» el bloque y construir un hotel de lujo, un centro comercial y unas trescientas viviendas de «alto standing».

La nueva catalogación del edificio, según ha podido saber ABC, pasará de «nivel 2 grado estructural» a «nivel 3 grado parcial». La comisión validó la propuesta de mantener como elementos de restauración obligatoria la fachada principal junto con parte de las fachadas laterales y el chaflán existente entre las calles de los Reyes y Maestro Guerrero (en la fachada trasera), según se refleja en los planos de análisis de la edificación, así como elementos del interior de la planta baja. En ellos se propone intervenir para su recuperación.

La gestión la hizo Banif, anterior propietaria del inmueble, que días antes de la venta había elevado una consulta a la comisión local de Patrimonio para saber si se podría vaciar el interior. La respuesta señalaba que era «viable» reducir la protección del edificio de grado 2, «estructural», a grado 3, «parcial», admitiendo un nuevo régimen de obras –obras de demolición parcial y obras de sustitución–, lo que obligaba al promotor a preservar la fachada principal y los alzados laterales. Algo que ahora ha quedado confirmado.

Una vez solventado este trámite, el Ayuntamiento de Madrid tendrá que aprobar inicialmente la modificación del Plan General para establecer la nueva catalogación del edificio. Antes de que se produjera la venta, más de 40.000 ciudadanos dejaron su firma en change.org contra este derribo interior del Edificio España. La protesta se dirigió contra el Ayuntamiento y el Banco Santander ya que, antes de caer en manos del magnate chino Wang –hombre al que algunos califican como el más rico de su inmenso país–, el edificio era propiedad de la entidad de Emilio Botín. Concretamente de su fondo Banif Inmobiliario, anteriormente citado. De hecho, Banif compró el rascacielos a Metrovacesa en junio de 2005 por 277,2 millones de euros y, 9 años después, se ha desprendido del edificio.

Historia ligada a Madrid

La historia de este edificio es, en parte, la de la modernización de la capital de España. Fue inaugurado en 1953, y con su altura de 117 metros y sus 28 plantas, pronto se hizo muy popular entre los madrileños y entre quienes visitaban la ciudad. Tanto él como su vecina e igualmente espectacular Torre de Madrid –ahora transformada en viviendas de lujo– fueron diseñadas por los hermanos José María y Julián Otamendi, ingeniero y arquitecto. En su interior, ha habido viviendas de «alto standing» y ha funcionado durante muchos años el hotel Crowne Plaza, además de contar con un centro comercial, apartamentos y oficinas.

Pero esta actividad cesó en 2006 y, desde entonces, ha corrido una suerte adversa: la crisis se desató poco después del arranque de sus obras de remodelación. Los trabajos fueron suspendidos una vez terminado el vaciado integral. Antes de conocer las intenciones del grupo Wanda para construir un hotel de lujo, un centro comercial y viviendas de lujo, Banif tenía un proyecto de remodelación firmado por los prestigiosos arquitectos Norman Foster y el Estudio Lamela.

Además, esta operación supondrá un espaldarazo a la reforma de la Plaza de España, estancada desde hace años. Así lo anunció la alcaldesa de Ana Botella tras confirmarse la venta. «Las plusvalías se dedicarán a la remodelación de la plaza, un proyecto que podría pagarse, merced a esta operación inmobiliaria, con colaboración privada», aseguró. Una reforma que podría arrancar el próximo mes de septiembre, y en la que se hablaba de mejorar el aparcamiento subterráneo –incluyendo en el subsuelo algún espacio cultural–, además de ampliar la zona peatonal y mejorar aceras y pavimentos.