El décimo con el número 13437 correspondió con el Gordo del año 2014
El décimo con el número 13437 correspondió con el Gordo del año 2014 - AFP
Sorteo

Adónde van los décimos que nadie cobra en la Lotería de Navidad

Cuando un premio no ha sido reclamado en un plazo de tres meses, Hacienda se queda con él

Actualizado:

El Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad es uno de los que más premios reparte. También es de los que más ingresos recauda. Esto es contrastable con los datos que aporta la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (Selae). Una gran cantidad de españoles compran compulsivamente décimos a lo largo del territorio nacional buscando esa lluvia de billetes que les permita gozar de un horizonte económico más desahogado.

Así, millones de ciudadanos estarán pegados al televisor con sus boletos sobre la mesa durante la mañana del sábado 22 de diciembre, aunque también se podrá seguir y consultar los números premiados a través de ABC.es. Tras el Sorteo de la Lotería de Navidad, es recomendable comprobar si los décimos adquiridos han sido premiados cuanto antes. De hecho, desde las 18.00 horas del mismo sábado se puede acudir a cobrar el dinero del hipotético premio. Aquí cabe recordar que los décimos agraciados con más de 2.500 euros están sujetos a una tributación del 20%, que va directa a la Hacienda Pública.

Con todo, hay que conocer los pasos a seguir para cobrar un décimo premiado. Si la cuantía es inferior a 3.000 euros se puede obtener el dinero en cualquier administración de loterías. Por el contrario, si es superior, debe acudirse a las entidades financiera habilitadas para tal efecto. Esta explicación tiene un motivo: no son pocos los décimos premiados que finalmente no se cobran. El por qué es muy sencillo. Hay un plazo de tres meses para cobrar los premios, sea cual sea su cuantía. Transcurrido este margen, el boleto está caducado.

Pero ¿adónde van los décimos que nadie cobra en la Lotería de Navidad? Cuando a un boleto le corresponde un premio que ninguna persona reclama, este pasa inmediatamente a nutrir las arcas del Estado. Es decir, premio que no se cobra, premio que se embolsa Hacienda. Pese a todo, lo más habitual es que los jugadores estén pendientes de sus números adquiridos y, caso que «suene la flauta», sean ellos los que se llenen los bolsillos de billetes. Para que esto no te suceda puedes comprobar tu décimo de Lotería de Navidad en ABC.es.