Llegada de Javier Maroto al Ayuntamiento de Vitoria
Llegada de Javier Maroto al Ayuntamiento de Vitoria - p. p.

Urtaran, alcalde de Vitoria a pesar de la ruptura con el PSE, desbanca a Maroto

El candidato nacionalista ha obtenido el apoyo de Bildu, Irabazi y Hemen Gaude

Actualizado:

Gorka Urtaran, candidato del PNV, ha sido elegido alcalde de Vitoria con el apoyo de Bildu, Irabazi y Hemen Gaude, lo que le permite sumar los votos necesarios, 14, para alcanzar la mayoría absoluta y desbancar a Javier Maroto, hasta ahora alcalde con el Partido Popular, que solo ha obtenido los nueve votos de su partido. Cuatro votos, los del PSE, han sido en blanco. El PNV ostentará la alcaldía 16 años después -controla las tres capitales y hará lo propio en las tres Diputaciones- a pesar de ser la tercera fuerza, con solo 5 escaños. Seis tiene Bilud por dos de Hemen Gaude y uno de Irabazi, que tras haber anunciado que no apoyaban a Maroto dieron marcha atrás. Tras conocerse el resultado, en la plaza del Ayuntamiento se han escuchado gritos de «Maroto, kanpora», que significa en euskera «Maroto, fuera», e insultos como «facha».

El ya exalcalde, que ha abandonado el Ayuntamiento bajo la protección de agentes de la Ertzaintza, ha comparecido ante los medios para asegurar que seguirá desarrollando su labor en la oposición. «Voy a seguir respetando mis convicciones, voy a seguir defendiendo Vitoria por encima de todo y seguir llamando a las cosas por su nombre. Y eso lo voy a hacer a las duras y a las maduras, aquí en el Ayuntamiento de Vitoria». Ha dado además las gracias a los cientos de personas que se han reunido ante el consistorio para brindarle su apoyo y a las 35.000 que le votaron en las urnas.

«Sabemos que este alcalde es legal pero no es legítimo», ha afirmado el presidente del PP en Álava, Alfonso Alonso, quien ha denunciado un «pacto de la vergüenza, que humilla a la ciudad de Vitoria y pone la ciudad en manos de Bildu». «Bildu ya tiene su alcalde en Vitoria de la mano del PNV. Ayer seguía negando que tuviera ningún tipo de pacto con Bildu, ha seguido tomándonos por tontos», ha añadido.

«Bildu vuelve a mandar otra vez sobre el PNV y empieza a mandar por primera vez en Vitoria. Hoy es un día muy triste para nuestra ciudad. El colmo es que Urtaran nos lea la declaración de los Derechos Humanos. Se la tendrán que leer a Bildu cada día, para ver si empiezan a condenar algunas de las atrocidades que han cometido sus amigos de ETA», ha sentenciado Alonso.

Por su parte, la presidenta de los populares vascos, Arantza Quiroga, ha asegurado que «hoy se marca un antes y un después en la democracia vasca porque no se ha respetado la voluntad mayoritaria de Vitoria». La de Urtaran, ha dicho, es una «triste victoria lograda en los despachos».

Urtaran y Bildu, de la mano

En su discurso de investidura, Urtaran ha asegurado que el PNV y quienes le han apoyado han hecho «un importante ejercicio de responsabilidad para reconstruir la convivencia en la ciudad y para recuperar el fin último de la política, que no es otro que el de hacer una sociedad mejor».

Ha añadido que su primer reto pasa por «recuperar la convivencia, la cohesión social, la coexistencia pacífica, la defensa de la pluralidad y el bienestar en Vitoria». Gobernará, «también», ha asegurado, «para las 35.000 personas que han votado al PP».

La candidada de Bildu, Miren Larrión, impulsora del frente anti-Maroto, ha comparecido tras el pleno, muy sonriente, para hablar de un «día histórico y que quedará grabado en las mentes de todos». Sobre sus conversaciones con el PNV, ha dicho que «hemos llegado a un acuerdo de investidura, a partir del lunes hablaremos de otras cuestiones».

Pacto «in extremis»

El resultado definitivo de la votación de alcalde ha permanecido en el aire casi hasta el último minuto. El candidato nacionalista conseguía «in extremis» el apoyo de los minoritarios Irabazi, decisivo después de que el PSE retirara su apoyo tras romper el PNV el pacto de gobierno en Andoain. Lo confirmaba minutos antes del pleno Oscar Fernández, edil electo de Irabazi, quien ha explicado que «hemos decidido dar el apoyo a Gorka Urtaran» por «responsabilidad y por todos los movimientos que nos están pidiendo que demos un paso adelante».

Fernández, quien ha admitido que «las circunstancias nos han superado un poco», ha matizado que su apoyo a Urtaran «no será un cheque en blanco», pero que ha imperado su decisión de que sigan «continuando los mensajes de los últimos cuatro años», en alusión a la lucha de Maroto contra el fraude en las ayudas sociales, que la oposición ha utilizado para acusarle de racismo.

El escenario en Vitoria había quedado en el aire después de que el PSE decidiera retirar su apoyo al PNV por haber roto su pacto de gobernabilidad en Andoain, lo que permitió obtener el poder a Bildu. Ha sido la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, quien ha explicado que «lamentablemente, el PNV ha roto el pacto» firmado por ambos partidos, y que, ante esta maniobra, no iban a «responder a la petición» del PNV para que apoye a Urtaran.

A la llegada de Maroto al Ayuntamiento, decenas de personas le han mostrado su apoyo coreando su nombre. El alcalde en funciones se ha detenido a saludarles y darles las gracias. Un grupo más reducido le ha abucheado y gritado «fuera» y «kanpora», aunque no se han registrado incidentes destacados.

Aburto, alcalde de Bilbao

Juan María Aburto, candidato del PNV, ha sido elegido nuevo alcalde de Bilbao, con el apoyo ya previsto del PSE. Los nacionalistas disponían de 13 escaños, a tan solo dos de la mayoría absoluta, por lo que les bastaba con el apoyo de los socialistas, que obtuvieron cuatro, para alcanzarla. En total, ha sumado 17 votos, la suma de ambas fuerzas. Bildu, con cuatro ediles se ha votado a sí mismo, al igual que los cuatro concejales del PP, los dos de Udalberri y los dos de Ganemos.

Aburto salta a la alcaldía procedente del Gobierno vasco, donde ostentó el cargo de consejero de empleo y asuntos sociales entre diciembre de 2012 y febrero de 2015. Previamente, desde el 94, había desarrollado su actividad en la Diputación de Vizcaya.

El candidato del PNV mantiene la tradición de los nacionalistas en la capital vizcaína, donde siempre han ostentado el poder en Democracia. Sucede a Ibon Areso, quien accedió al cargo tras el fallecimiento de Iñaki Azkuna.

San Sebastián vuelve a ser del PNV

Eneko Goia, candidato del PNV, ha sido investido alcalde de San Sebastián con los votos a favor de su partido, que dispone de 9 escaños en el consistorio, y los votos en blanco del PSE (7 escaños), en virtud del acuerdo suscrito ayer por ambas fuerzas para todo el País Vasco.

También han votado en blanco los ediles de Bildu (6), mientras que los tres del PP lo han hecho a su candidata, Miren Albistur, y los dos de Irabazi a su cabeza de lista, Amaia Martín. De esta forma, el PNV recupera el poder en el Ayuntamiento de San Sebastián tras un vacío de 28 años.

Goia sucede así en el cargo a Juan Carlos Izaguirre, de Bildu, quien tras perder en las pasadas elecciones del 24-M anunció que deja el Ayuntamiento para reincorporarse a su puesto de médico en el servicio vasco de salud pública.

Licenciado en Derecho, Goia (San Sebastián, 1972) fue profesor en el Instituto Superior de Marketing del País Vasco. Parlamentario entre 2005 y 2007, a partir de ese momento ocupa los cargos de diputado de infraestructuras viarias y portavoz foral en la Diputación de Guipúzcoa. En 2011 se presentó por primera vez a la alcaldía de San Sebastián. Derrotado por Bildu, ocupó el puesto de portavoz de su partido.

El de San Sebastián ha sido uno de los consistorios más madrugadores de España a la hora de celebrar el pleno de investidura de su nuevo alcalde. En cuanto a las otras dos capitales de provincia, el pleno en Bilbao arranca a las 12.00 y en Vitoria, el más tardío, a las 14.00.

Sorpresa en Andoain

La tranquilidad con la que ha transcurrido la sesión de investidura en San Sebastián contrasta con lo ocurrido en otra localidad guipuzcoana, Andoain. Uno de los cuatro ediles del PNV ha decidido ignorar el pacto alcanzado por las ejecutivas de su partido y el PSE este viernes, y no ha apoyado a la candidata socialista, Maider Lainez, sino que ha votado en blanco. Lainez no ha podido llegar a los 9 que marcan la mayoría absoluta. De esta forma, Bildu, al ser la lista más votada (6 escaños), se ha hecho con la alcaldía, que recae en Ane Karrere.

El caso concreto de Andoain fue uno de los principales escollos en las negociaciones entre nacionalistas y socialistas en los últimos días. En las filas del PNV en el municipio había resquemor por lo ocurrido en 2003, cuando ganaron las elecciones pero se quedaron sin la alcaldía por una alianza entre PNV y PSE. Aunque el presidente jeltzale, Andoni Ortuzar, afirmaba esta misma mañana, en Radio Euskadi, que esperaba que siguieran las órdenes de la cúpula, uno de los ediles de Andoain ha decidido actuar por su cuenta.

La portavoz del PSE en las Juntas de Guipúzcoa, Rafaela Romero, ha acusado al PNV de ser «desleales siempre» en su cuenta de Twitter. «El que no tiene palabra, no es decente ni es digno», ha añadido.

Bildu se ha hecho también con otros alcaldías, como las de Rentería y Plencia, en Vizcaya, gracias a ediles independientes; también controlará el ayuntamiento de Errentería, en Guipúzcoa, donde contaba con los mismos escaños (7) que PSE, pero más votos.