Gorka Urtaran, candidato a alcalde del PNV - efe

El PNV tendrá el apoyo de PSE y Bildu para echar a Maroto en Vitoria

El candidato nacionalista Gorka Urtaran será previsiblemente el nuevo alcalde

Actualizado:

El PNV ha decidido casi «in extremis», en la víspera de la investidura de los alcaldes en toda España, desalojar a Javier Maroto de la alcaldía de Vitoria, a pesar de que lideró el 24-M la lista más votada, la del Partido Popular, con 9 escaños, y presentar a su candidato, Gorka Urtaran, como su candidato a regidor. «Lo hacemos en un ejercicio de responsabilidad», han asegurado los nacionalistas.

El PNV cuenta en su operación de desalojo con el apoyo del PSE, en virtud del pacto global para instituciones forales y municipales anunciado este mediodía. También con el de Bildu, que este mediodía anunció que facilitará que el PNV gobierne tanto en Vitoria como en las Juntas Generales de Álava. Además, los partidos minoritarios Hemen Gaude e Irabazi ya habían transmitido su intención de sumarse al frente anti-Maroto.

De esta forma, el cabeza de lista de los peneuvistas, Gorka Urtaran, podrá ser designado alcalde en el pleno de investidura que se celebra este sábado a las 2 de la tarde. El PNV tiene vía libre para recuperar el poder en la capital vasca después de un vacío de 16 años, a pesar de que en las elecciones quedó relegado a la tercera fuerza. Además, los nacionalistas se garantizan el control de las seis grandes instituciones: las tres capitales de provincia y las tres Diputaciones.

Aguirre culpa a Maroto

El presidente del PNV en Álava, Xabier Aguirre, ha insistido en todo momento en que el acuerdo que han alcanzado hoy mismo es con el PSE, pero el pacto no habría salido adelante sin la oferta en bandeja de plata de Bildu, que Aguirre ha definido como «un alarde de generosidad».

«Ha sido la actitud del señor Maroto, con su acción en el Ayuntamiento durante los últimos meses y con su estrategia electoral, la que ha propiciado su propio aislamiento político. Su nula capacidad de propiciar el entendimiento entre diferentes conduce a la inestabilidad y ha abierto la puerta al cambio», ha proclamado Aguirre en la sede vitoriana de su partido.

Alonso: «Vergüenza, desprecio a las urnas»

Minutos después ha comparecido el presidente del Partido Popular en Álava, Alfonso Alonso, quien ha calificado el movimiento entre Bildu, PNV y PSE de «vergüenza» y «desprecio a la voluntad de las urnas», y lo ha tacahdo de «fraude» tras un «juego de ocultamiento». «No nos sorprende que Bildu quiera acabar con el PP. Jamás condenó a los que querían acabar físicamente con el PP. Lo que es nuevo es que mañana Urtaran se convierta en candidato de Bildu para el Ayuntamiento de Vitoria. Y lo que es nuevo es que el PNV y el PSE por su ambición de poder sean capaces de plegarse a la estraetegia que ha planteado Bildu», ha denunciado Alonso.

«El candidato del PNV no será el candidato de los vitorianos, será el candidato de Bildu», ha incidido. Sobre el PNV, ha comentado que «es verdaderamente ilustrativo que siga sin atreverse a confesar públicamente que tiene un acuerdo sellado con Bildu tanto en el Ayuntamiento como en la Diputación». En cuanto al PSE, ha lamentado que «nadie puede creer que mañana vayan a formar parte de un gobierno puesto por aquellos que siguen sin condenar el asesinato de Fernando Buesa. No puedo creer tengan tan poca memoria».

«Pedro Sánchez ha mentido, ha faltado a la verdad, dijo que no haría pactos con Bildu para desalojar al Partido Popular. Votará con Bildu y Podemos para quitar al PP. Si su alternativa puede encajar, votar también con Bildu, es la alternativa de la vergüenza», ha expresado. Además, ha confirmado que Maroto, a pesar de que «quieren quitarle de en medio como sea», continuara ejerciendo su labor en la oposición si prospera el desalojo.

Oferta constante de Bildu

La coalición de la «izquierda abertzale» lanzó desde la cita con las urnas una campaña para apartar al PP del poder en la capital alavesa. Bildu llegó a ofrecer el PNV que fuera su candidato quien ostentara la alcaldía, pese a ser los «jeltzales», con 5 escaños, tan solo la tercera fuerza (Bildu tiene 6). De hecho, obtuvieron los peores resultados históricos en Vitoria, con la pérdida de un escaño.

Este viernes llegó la oferta definitiva de Bildu: dejar vía libre al PNV también en las Juntas Generales de Álava a cambio de sumarse al desalojo de Maroto. Era el requisito que exigía el PNV, que quería asegurarse de que, a cambio de forzar la salida de Maroto, no encontrarían dificultades en la institución foral.