«"Alfon" es violento y con un alto grado de peligrosidad»
«Alfon» recibe a su madre tras su salida de prisión - abc

«"Alfon" es violento y con un alto grado de peligrosidad»

La ultraizquierda le eleva a héroe y «preso político», pero la Policía avisa de su peligroso perfil

Actualizado:

«La policía me dijo que el marrón me lo iban a meter a mí por hijo de puta». Ésta es la defensa que al día siguiente de salir de prisión hacía en una entrevista radiofónica Alfonso Fernández Ortega, «Alfon», el vallecano de 21 años detenido la mañana de la última huelga general con una bolsa de material explosivo. El juez en funciones de guardia de detenidos decidió su ingreso en prisión preventiva, al imputarle un presunto delito de tenencia de explosivos.

A partir de ahí, «Alfon» se ha convertido en todo un referente, un nuevo héroe de la izquierda más radical y los colectivos antisistema. Incluso al Congreso llevo su caso el diputado de IU Alberto Garzón. Pintadas, canciones y mucho panfleto radical le ha ido encumbrando estos casi dos meses al olimpo de los «presos políticos». Oeso dicen ellos.

Porque lo que dice la Policía Nacional, lo que consta en el juzgado, realmente en más de un juzgado, es diametralmente distinto. «Alfon es un individuo violento y con un alto grado de peligrosidad», se afirma desde la Brigada de Información. A las 6.50 del 14 de noviembre, dos policías de paisano detectaron en la avenida de Buenos Aires a «Alfon», su novia y un tercer sospechoso no identificado portando una bolsa de plástico de gran tamaño que contenía un artefacto explosivo-incendiario, según el análisis posterior del Tedax.

Los hechos

Cuando los agentes se identificaron, uno de los sospechosos se dio a la carrera, mientras que «Alfon» dejó la bolsa en el suelo y, con su novia, se retiró unos metros del artefacto. Ninguno de los dos llevaba teléfono móvil, algo que achaca la Policía a un acto habitual en circunstancias como esa, y la chica llevaba pintado en su antebrazo izquierdo el número de teléfono del abogado Erlanz Ibarrondo, que suele defender a radicales de izquierdas.

La Brigada de Información constató que «Alfon» no formaba parte de ningún piquete;ni siquiera tiene simpatía por los sindicatos convocantes de la huelga, UGT y CC.OO. Para los investigadores, el paro general «no era más que una coartada ideológica para hacer estallar una bomba para herir a personas o causar daños materiales». Las pretensiones supuestamente respondían a «la progresión criminal de varios grupos radicales, como los Bukaneros del Rayo Vallecano y las Brigadas Antifascistas».

Grupos a los que pertenece «Alfon», según la Policía Nacional. En el registro que la madrugada posterior a su detención, la sede de los hinchas del Rayo fue registrada. En la puerta de una nevera había numerosas fotos de los miembros más activos del grupo. Entre ellas, la de «Alfon».

Similar a la «kale borroka»

Para los investigadores, la entidad y ejecución de estos grupos es similar a la de la «kale borroka» del País Vasco. El chico tenía antes de su última detención un historial policial, que arrancó siendo aún menor, en 2009. Fue arrestado en Cádiz, acusado de un presunto robo con violencia, por el que le reconocieron como autor las víctimas. El juez de Menores le impuso una orden de alejamiento de 200 metros sobre ellas y le imputó un delito de robo con violencia, agresión sexual, una falta de lesiones, injurias y amenazas.

En abril de 2010, le arrestaron en Vallecas al incautarle «speed» y «cristal», dos drogas de síntesis. Dos meses después, nueva detención, esta vez por atentado a agente de la autoridad. Esta es una de las tres cuestiones que mantiene pendientes de resolución judicial. Las otras dos son la tenencia de explosivos (por la que está en libertad provisional y debe personarse en el juicio dos días al mes) y otro asunto que data del 21 de noviembre pasado, cinco días después de su ingreso en Soto del Real. Además, la Policía le tenía identificado en enfrentamientos violentos con aficiones futbolísticas rivales.