Ferrol (Santo encuentro del Viernes Santo)
Ferrol (Santo encuentro del Viernes Santo) - efe

Un 32% más de viajeros hacen de la última Semana Santa la mejor en años

Los datos finales confirman el auge del sector turístico muy por encima de las previsiones, con 70.000 personas que lo apuntalan como pilar de la recuperación

Actualizado:

No hay provincia gallega donde la Semana Santa no haya supuesto un empujón para el sector turístico. Localidades costeras, ciudades donde las procesiones llenan las calles durante varias jornadas, establecimientos rurales, balnearios... En todos ellos se ha producido un auge de la ocupación media de veinte puntos —como ya avanzara ABC el pasado lunes— que permite a la Xunta estimar en 70.000 los viajeros que estuvieron en la Comunidad entre el Domingo de Ramos y el de Resurrección. Esta cifra supone un 32,2 por ciento más que en la Semana Santa del año anterior y una mejora sustancial de las previsiones que manejaba el sector. El buen tiempo en las jornadas festivas a partir del Jueves Santo y la coincidencia con los primeros días del mes son algunas de las razones apuntadas por los implicados para explicar este crecimiento.

Tal importancia se concede desde el Gobierno autonómico a estos datos que contribuyen a avanzar en la salida de la crisis, que de su presentación oficial se encargó ayer el presidente, Alberto Núñez Feijóo, después de haber sido expuestos en la reunión semanal con sus conselleiros. «Esta Semana Santa se cumplieron dos objetivos: primero, superar las previsiones iniciales de la propia Xunta para la ocupación turística; segundo, exceder ampliamente todos los resultados turísticos de la Semana Santa de 2014», afirmó el jefe regional en rueda de prensa.

Más estrellas, mejores datos

«Probablemente en unos días podremos afirmar que ha sido la mejor Semana Santa de los últimos años en materia turística», declaró a este diario la directora de la Axencia de Turismo de Galicia, Nava Castro, con las primeras estimaciones. Y así se confirmó este jueves con detalles significativos sobre el perfil del turista: los hoteles de mayor categoría fueron los que mejores datos obtuvieron. Esto refuerza la línea de trabajo emprendida de no fiar todo a la cantidad, sino tratar de diferenciarse en busca del mercado internacional. No obstante, Feijóo matizó que «las diferencias no son muy notables», ya que el aumento se produjo en todos los segmentos. En los de tres estrellas fue del 81 por ciento y en los de cinco y cuatro, del 80. Los de una obtuvieron una ocupación media del 73 y los de dos, del 66 por ciento.

No hay tampoco grandes variaciones entre las cuatro provincias, aunque por zonas sí existen descompensaciones, pues quienes empujan la estadística son la Ribeira Sacra, las Rías Baixas, Ferrol o la Mariña lucense. Orense fue la provincia que registró la ocupación media más alta en las jornadas festivas con el 79 por ciento, pero en el ámbito local sobresalen puntos como Ferrol, que colgó el cartel de completo en Jueves y Viernes Santo. Es tal el optimismo, que su alcalde señaló ayer que «Ferrol se quedó pequeño y la semana se nos hizo corta por la cantidad de gente que vino», lo cual supone en opinión de José Manuel Rey Varela la prueba de que «cuanto trabajamos unidos, las cosas salen bien».

Optimismo generalizado

La ocupación media en la provincia de La Coruña fue del 74,9, en Pontevedra del 74,4 y en Lugo del 73,9. En capitales como Santiago, el sondeo entre las asociaciones del sector la coloca en el 90 y en Vigo en el 80, con las Islas Cíes como principal atractivo por el sol. El turismo rural en la Ribeira Sacra alcanzó el 94 por ciento de ocupación. El Camino dejó, de hecho, más peregrinos en esas jornadas que en todo marzo.

En la encuesta realizada por el Área de Estudios e Investigación de Turismo de Galicia, el 81 por ciento de los hoteles «señalaron que sus resultados fueron mejores o iguales que hace un año. El 60, mejores». Además la percepción es más alta en las provincias de Lugo y de Pontevedra. El deseo ahora es prolongar esta ola hasta la temporada de verano para que el turismo sea «pilar de la recuperación económica».