La fragata «Álvaro de Bazán» atraca en Ferrol tras seis meses de lucha en el Índico
Despedidas en el arsenal militar de Ferrol el pasado octubre - efe

La fragata «Álvaro de Bazán» atraca en Ferrol tras seis meses de lucha en el Índico

Desde que zarpó de Ferrol el pasado 4 de octubre, el buque ha navegado más de 30.000 millas náuticas en 149 días de mar y ha hecho escala en 15 puertos de tres continentes

Actualizado:

La fragata «Álvaro de Bazán» ha atracado en Ferrol tras casi seis meses fuera de su base, en los que participó en el despliegue de la Segunda Agrupación Naval Permanente de La Otan (SNMG-2), realizando tareas de lucha contra el terrorismo en el Mediterráneo y contra la piratería en el Océano Indico. La F-101 ha permanecido 179 días fuera de su base.

Desde que zarpó de Ferrol el pasado 4 de octubre, ha navegado más de 30.000 millas náuticas en 149 días de mar y ha hecho escala en 15 puertos de tres continentes. En todo este período, ha desarrollado más de 300 tomas y despegues de helicóptero embarcado y 18 aprovisionamientos de combustible en el mar con buques logísticos aliados. El comandante y capitán de fragata José Enrique Delgado Roig ha destacado el importante trabajo desarrollado por las fuerzas militares para evitar la piratería en el Cuerno de África, en un escenario «complejo» y de «dimensiones increíbles» como el Océano Índico, en el que aseguró que, aunque «parece sencillo tener controladas a las embarcaciones que pueden actuar como piratas, no lo es» y es preciso «un esfuerzo continuo y diario» de «las fuerzas militares y la comunidad mercante». «Ahora mismo está contenida la piratería, pero la labor día a día sigue ahí, si las fuerzas militares se fueran hoy de la zona, yo creo que la piratería al día siguiente estaría en pie», afirmó el comandante de la fragata, que añadió que los propios ciudadanos somalíes «están súper agradecidos a las fuerzas militares y no quieren» que se vayan.

Disminución de los ataques

El comandante José Enrique Delgado ha puesto en valor el trabajo de las fuerzas militares que, según sostiene, han contribuido a la disminución «significativa» de los ataques piratas en los últimos años. «El último secuestro fue en mayo de 2012 y en estos seis meses sólo ha habido dos intentos por parte de piratas y han sido repelidos», señaló. «Están contenidos, están ahí pero ya es mucho más difícil para ellos, esperamos que Somalia en un futuro sea capaz de contener la situación», ha abundado.

El buque se integró en la «operación Ocean Shield», que constituye la aportación de la OTAN a la lucha contra la piratería en el Cuerno de África, a principios de diciembre. Durante este período, también recibió a bordo la visita del presidente del Gobierno.

Según ha informado la Armada, la fragata «Álvaro de Bazán» ha llevado a cabo patrullas por el Corredor Internacional de Tránsito Recomendado y por la cuenca de Somalia, además de participar en reuniones con autoridades locales y prestar asistencia médica a la población civil. Durante este operativo, la fragata española también colaboró en el adiestramiento de las marinas de los Estados de la región y participó en ejercicios con unidades estadounidenses y francesas desplegadas en la zona. En el Océano Índico, la F-101 auxilió a un pesquero iraní y a otro yemení, ambos a la deriva, y evacuó a un marino ucraniano en su helicóptero embarcado. En esta fase de la «Ocean Shield», el buque ha visitado puertos como Salalah y Muscat (Omán), Dubai (Emiratos Árabes), Manama (Bahréin), Dar Es Salaam (Tanzania), Port Victoria (Seychelles) y Yibuti. Ha recibido a bordo a los embajadores de Omán, Bahréin, Tanzania y Yibuti.

Lucha contra el terrorismo

Previamente, la fragata había iniciado su despliegue en la «operación Active Endeavour», que tiene como fin disuadir del posible uso del Mediterráneo a organizaciones con propósitos terroristas. Durante esta fase, visitó los puertos de Casablanca (Marruecos), La Goulette (Túnez), Aksaz y Antalya (Turquía), Souda (Grecia) y Haifa (Israel), recibiendo a bordo a los embajadores de España en Túnez, Grecia e Israel, entre otras autoridades.

A su paso por el mar de Alborán, la fragata prestó auxilio en la mar a inmigrantes que viajaban a bordo de embarcaciones neumáticas. En este período, el buque participó en diversas actividades de adiestramiento avanzado, con unidades aéreas y navales nacionales y extranjeras, además de realizar ejercicios combinados en aguas de Creta (Grecia) y en el ejercicio internacional «Dogu Akdeniz», organizado por Turquía en el Mar Egeo y Mediterráneo Oriental.

La «Álvaro de Bazán» ha actuado durante su despliegue como buque de mando de la SNMG-2, alojando al Estado Mayor internacional que dirige el contralmirante de la Armada Eugenio Díaz del Río desde junio del año pasado. La Agrupación está integrada por fragatas y buques logísticos de distintos países de la OTAN. La Fragata ha sido relevada como buque de mando de la SNMG-2 por la «Cristóbal Colón».