Yukio Hatoyama, el «Kennedy» rebelde de ojos rasgados

Perteneciente a una de las familias más poderosas de Japón, el ganador de las elecciones, Yukio Hatoyama, aboga por una revolución social en el imperio del Sol Naciente

PABLO M. DÍEZ | PEKÍN
Actualizado:

Ironías de la vida: cuando Yukio Hatoyama acabó hoy con la hegemonía política que ha mantenido el Partido Liberal Democrático (PLD) en Japón durante el último medio siglo, también estaba liquidando parte de su legado familiar. Y es que su abuelo, Ichiro Hatoyama, fue tres veces primer ministro entre 1954 y 1956 y ayudó a fundar el PLD, donde también militó su hijo e hizo carrera el propio Yukio antes de protagonizar una escisión en 1993 y fundar posteriormente el Partido Demócrata de Japón (PDJ).

Aunque Hatoyama ha hecho campaña amparándose en un discurso social y rechazando a los candidatos hereditarios que, como él mismo, abundan en la política nipona, representa a la cuarta generación de una de las familias más influyentes y ricas del país, comparada con los Kennedy de Estados Unidos.

Nacido en Tokio el 11 de febrero de 1947, en plena Segunda Guerra Mundial, Yukio Hatoyama vino al mundo en una elitista estirpe con larga tradición en el poder. Su bisabuelo Kazuo había sido portavoz de la Cámara de Representantes de la Dieta (Parlamento) entre 1896 y 1897, durante la época Meiji, y viceministro de Asuntos Exteriores.

Su abuelo materno fundó la famosa compañía de neumáticos Bridgestone, que le ha dado una extraordinaria riqueza. Según la revista “Bungei Shunju”, Yukio Hatoyama atesora una fortuna de 8.600 millones de yenes (64,2 millones de euros), entre los que figuran 3,5 millones de acciones de Bridgestone valoradas en unos 6.000 millones de yenes (44,8 millones de euros).

Con dicho patrimonio ha financiado sus aventuras políticas al margen del PLD, donde comenzó su carrera política en 1983 como secretario de su padre, el diputado y ministro de Exteriores Ichiro Hatoyama. Licenciado en Ingeniería en 1969 por la prestigiosa Universidad de Tokio y doctorado en Stanford en 1976, Yukio fue profesor asistente de la Universidad de Shenshyu antes de entrar en la vida pública.

En 1986, ocupó el mismo escaño que su padre por el noveno distrito de Hokkaido, aunque su desilusión con el PLD le llevó en 1993 a formar un nuevo partido, Sakigake. Dicha formación estaba incluida en la coalición de partidos socialdemócratas que, durante once meses, arrebataron por primera vez al poder al todopoderoso PLD.

En 1996, y gracias a los millones de yenes donados por su madre Yasuko, apodada la “Madrina” de la política nipona, Yukio y su hermano menor, Kunio, fundaron el PDJ, que luego se fusionó con otras fuerzas de centro. Pero Kunio volvió poco después al regazo del PLD al ver la deriva izquierdista que tomaba su hermano, llegando a formar parte del Gobierno de Taro Aso.

Por su parte, Yukio ocupó la presidencia del PDJ desde septiembre de 1999 hasta diciembre de 2002, cuando tuvo que dimitir por la posible fusión con el Partido Liberal de Ichiro Ozawa. Dicha unión, que se llevó finalmente a cabo en 2003, desplazó temporalmente del poder a Hatoyama, quien volvió a recuperar la presidencia de dicho grupo en mayo de este año, justo antes de la convocatoria de elecciones.

Casado con Miyuki, una antigua actriz tres años mayor que él, tiene un hijo de 33 años, Kiichiro, que trabaja como investigador en la Universidad de Moscú. De carácter obstinado, ahora predica el “yuai” (fraternidad) para sacar a Japón de la crisis.