Una mujer con albinismo sostiene a su hijo en brazos en Malaui
Una mujer con albinismo sostiene a su hijo en brazos en Malaui - AFP

La última víctima de la brujería en Malaui, un niño con albinismo de 9 años

El Tribunal Supremo del país africano ha prohíbido ese tipo de prácticas para erradicar la persecución que padecen las personas con esa alteración genética

MADRIDActualizado:

El asesinato de personas con albinismo en Malaui, que ha llevado al Tribunal Supremo del país africano a prohibir las prácticas de brujería para tratar de erradicar esa persecución, se cobró su última víctima hace unos días. El diario británico «Daily Mail» cuenta el caso de Edna Cedric, una mujer que perdió a su hijo de 9 años, que padecía esa alteración genética, por culpa de un grupo de traficantes que utilizaron partes de su cuerpo para venderlas como amuletos.

El caso de Cedric reviste una tristeza especial porque su hijo asesinado tiene un hermano gemelo, también un niño con albinismo. El rapto del menor asesinado se produjo de noche. Mientras la familia dormía, los asaltantes aprovecharon para secuestrarlo. Según declaraciones de la madre citadas en el medio británico, no pudo hacer nada por salvar su vida, otra de las causas de su actual desolación.

La gravedad de la persecución de las personas con albinismo en África ha provocado que organizaciones en defensa de los derechos humanos tomen medidas para intentar erradicar esa práctica. En un informe publicado esta semana, Aministía Internacional denunció dichos crímenes y exigió medidas policiales más eficientes para terminar con la muerte de quienes padecen esa alteración genética. Las cifras muestran esa realidad dramática. Desde noviembre de 2014, al menos 18 de ellos han perdido la vida a manos de asaltantes en el país africano.