Trump hace el ridículo con su numerito con la botella de agua

Interrumpió su discurso y se agachó, hasta desaparecer de escena, para coger una botella de agua, bebió de manera ridícula, muy parecido a lo que hizo Marco Rubio durante las primarias y que fue objeto de las burlas de Trump

WASHINGTONActualizado:

El presidente de EEUU, Donald Trump, interrumpió un discurso en la Casa Blanca para buscar una botella de agua, un momento que generó burlas en las redes sociales por las bromas que él dedicó al senador republicano Marco Rubio cuando ambos eran candidatos por un gesto parecido en 2013. Las burlas de Trump hacia Rubio, uno de sus contrincantes a la candidatura presidencial republicana, se volvieron así contra él al llenarse internet de vídeos y chistes que comentaban el parecido entre los dos gestos.

En 2013, Rubio, senador por Florida y entonces una de las estrellas crecientes dentro del Partido Republicano, se encargó de dar la respuesta republicana al discurso del Estado de la Unión que el entonces presidente Barack Obama (2009-2017) pronunció ante el Congreso. Entonces, Rubio interrumpió su discurso y se agachó, hasta casi desaparecer de la pantalla, para beber agua de una pequeña botella.

En ese momento, Trump se burló de Rubio y dijo en Twitter: «La próxima vez, Marco Rubio debería beber agua de un vaso, en vez de una botella, tendría un impacto mucho menos negativo». De esa forma, cuando Trump y Rubio se encontraron en la dura campaña de primarias del Partido Republicano de 2016, el magnate no dudó en burlarse del senador llamándole «pequeño Marco» y llegando, en algún mitin a agarrar una botella de agua para imitarle e incluso a lanzar agua al público.

Las críticas de Trump a Rubio fueron la razón por la que hoy el gesto del presidente recibió tanta atención en las redes sociales. Trump comparecía en la Casa Blanca para hablar de su gira asiática y, cuando llevaba diez minutos hablando, paró, se agachó a buscar la botella y, al no encontrarla, susurró: «No hay agua».

Burlas de Rubio

Entonces, alguien entre el público le avisó de que la botella estaba en el otro lado del podio y Trump, al fin, pudo beber agua. Enseguida, en las redes sociales, aparecieron vídeos que recordaban las burlas de Trump a Rubio durante la campaña electoral, así como imágenes de la comparecencia en 2013 del senador e incluso breves vídeos con el momento en el que el presidente bebe agua.

Pasados 15 minutos del inicio de la comparecencia, Trump volvió a beber agua. Poco después de que Trump acabara su intervención, Rubio bromeó en Twitter y consideró que el gesto del presidente era similar al suyo pero necesitaba mejorar un poco. «Similar, pero necesita trabajar en la forma. Tiene que hacerse en un solo movimiento y los ojos nunca deben dejar la cámara. Pero no está mal para una primera vez», escribió.

La botella de la que Trump bebió agua era de la marca «Fiji», que tiene su oficina central en Los Ángeles, aunque el agua proviene de las islas Fiyi. El origen extranjero del agua también ha generado comentarios en las redes sociales, puesto que Trump ha prometido poner a «Estados Unidos primero» y los intereses de su país por encima de los de cualquier otro.