Irán ofrece ayuda a Annan en Siria pero advierte de que un error puede causar una catástrofe
El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Alí Akbar Salehí, y Koffi Annan - efe

Irán ofrece ayuda a Annan en Siria pero advierte de que un error puede causar una catástrofe

El siguiente destino del mediador de la ONU es Irak, donde se reunirá con el primer ministro para tratar el conflicto sirio

Actualizado:

Irán ha ofrecido este martes su ayuda al mediador de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Koffi Annan, para buscar una solución negociada al conflicto de ese país árabe y ha advertido de que una decisión errónea puede causar una catástrofe en la región.

Tras un encuentro con Annan en Teherán, el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Ali Akbar Salehi, ha pedido «prudencia» a los países de la zona para evitar una catástrofe en Oriente Medio y el golfo Pérsico a consecuencia del conflicto sirio.

En rueda de prensa conjunta con Annan, Salehi ha insistido: «No podemos permitir que la situación vaya a peor, pues eso no beneficiaría a nadie».

Annan, por su parte, ha expresado que, si su plan de paz para Siria fracasa, se puede producir un «desastre» y ha agregado que ha recibido el apoyo de Irán, uno de los más firmes aliados del régimen de Damasco, para buscar una salida al conflicto, que se inició hace casi año y medio y ha costado al menos 11.000 vidas, según la ONU.

Según el exsecretario general de la ONU, Irán desempeña un papel «positivo» para la solución del conflicto de Siria, que ha recalcado que precisa de una negociación en la que participen el Gobierno de Damasco y «todos los grupos políticos».

«La participación de Irán para ayudar a solucionar la crisis de Siria es importante y necesaria, y esa es la razón de que haya regresado a Teherán», ha declarado Annan, quien ha visitado la capital iraní por primera vez como mediador para Siria el pasado 10 de abril.

Los aliados

Sobre la reunión internacional sobre Siria de la semana pasada en Ginebra, Annan comentó que los países asistentes apoyaron buscar un acuerdo pacífico y lamentó que Irán no hubiera estado presente en el encuentro.

El jefe de la diplomacia iraní reiteró la postura de Teherán, uno de los pocos aliados del régimen de Damasco, de apoyar el plan de paz de Annan y también las reformas planteadas por el presidente sirio, Bashar al Assad.

Según él, esas reformas deben llevar a que el pueblo sirio goce de los derechos civiles básicos, mientras que la «injerencia» de potencias extranjeras, en referencia a EE.UU. y sus aliados, sólo puede «socavar» los esfuerzos de Al Assad y agravar la situación del país.

Tras su reunión con Salehi, Annan se entrevistó con el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Said Jalili, quien tras el encuentro declaró: «La solución de la cuestión siria debe ser entre sirios y sin la intervención extranjera, por el pueblo y el Gobierno de Siria», informó la agencia oficial iraní, IRNA.

Según Jalili, al tiempo que se abre un diálogo político en Siria se debe alcanzar el alto el fuego, para lo que pidió a la ONU que impida «la entrada de armas y elementos armados» en el país.

El papel de EE.UU.

Mientras Teherán responsabiliza a EE.UU. y algunos países árabes de promover y armar a grupos opuestos al Gobierno de Damasco, a los que califica de «terroristas», la oposición que pretende derrocar a Al Asad acusa a Irán de dar asesoramiento y apoyo militar, tanto en hombres como en armas, a la represión del régimen.

En este apartado, Jalili atacó al gobierno de Estados Unidos y algunos de sus aliados, de los que dijo que «apoyan a los dictadores y actitudes no democráticas», por lo que consideró que «no pueden ser parte de la solución del conflicto de Siria».

En su opinión, la población de la región «identifica a Estados Unidos como una parte importante de los problemas de la zona».

Annan llegó anoche a Teherán desde Damasco, tras dos días de visita a Siria, para entrevistarse con altos cargos iraníes y tratar de la situación del conflicto en ese país árabe.

En Damasco, antes de partir el lunes para Teherán, Annan manifestó que en su reunión con Al Assad, que calificó de «muy franca y constructiva», había llegado a «un enfoque que compartiré con la oposición armada», para tratar de acabar con la violencia de manera negociada, sin más explicaciones.

En ocasiones anteriores, Annan ha repetido que Irán, uno de los pocos aliados del régimen de Al Assad, debe ser parte de la solución del conflicto sirio, al poder influir en el Gobierno de Damasco.