Inmigrantes en el Aquarius
Inmigrantes en el Aquarius - EFE

El puerto de la localidad francesa de Sète se ofrece a recibir al Aquarius

El Gobierno español ha manifestado que, esta vez, España no es «el puerto más seguro» porque no es «el más cercano según lo establecido en el Derecho Internacional»

PARÍS Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las autoridades del puerto de Sète, en el sureste francés, han declarado este lunes estar dispuestas a acoger el Aquarius con los 141 inmigrantes que este barco humanitario rescató el pasado viernes en el Mediterráneo, siempre que la terminal marítima obtenga la autorización del Estado. «La única condición es tener el visto bueno de las autoridades francesas», ha indicado el presidente de ese puerto, Jean-Claude Gayssot, en la emisora local «France Bleu Hérault».

El Gobierno francés no se ha pronunciado, pero se ha apoyado recientemente en el derecho marítimo internacional, que en cuestiones de salvamento marítimo establece que el barco debe dirigirse al puerto cercano más próximo y seguro, lo que en el caso de los procedentes de las costas libias son los de Italia o Malta.

De momento, ambos países han rechazado la acogida de la embarcación. El Ejecutivo italiano actúa de forma similar a como lo hizo el pasado junio cerrando los puertos italianos al Aquarius, que en aquella ocasión había rescatado a 630 inmigrantes que, finalmente, fueron acogidos en el puerto español de Valencia.

Por su parte, el Gobierno español ha manifestado que, esta vez, España no es «el puerto más seguro» porque no es «el más cercano según lo establecido en el Derecho Internacional». Así lo han indicado a Efe fuentes de la Moncloa después del llamamiento efectuado por las ONG SOS Méditerranée y Médicos Sin Fronteras.

El barco, gestionado por esas dos organizaciones, espera desde el pasado viernes poder desembarcar en un puerto europeo y aseguró hoy que, aunque la situación a bordo es estable y dispone de comida y suministros médicos para seguir en el Mediterráneo durante dos semanas, necesita de forma urgente una respuesta a nivel europeo.