Una parada de autobús, destrozada durante las protestas
Una parada de autobús, destrozada durante las protestas - EFE

Prosiguen los disturbios en París por la violación policial de un joven

El incedio de coches, enfrentamientos a pedradas y gases lacrimógenos se han convertido en un ritual nocturno

Corresponsal en ParísActualizado:

Tras el escándalo del joven Théo Luhaka (22 años), violado con una porra por dos policías, en Aulnay-sous-Bois, el 2 de febrero, el incendio de coches, enfrentamientos a pedradas y gases lacrimógenos se ha convertido en un ritual nocturno en la «banlieue» norte de París, los suburbios más inflamables de Francia.

Las circunstancias de la polémica «detención» del joven Théo siguen siendo objeto de informes y contra informes, que no consiguen aclarar lo ocurrido ni aplacar una cólera suburbana siempre inquietante.

Los familiares de la víctima y numerosas personalidades influyentes en la «banlieue» han pedido una calma que no termina de llegar.

Noche tras noche, las manifestaciones de protesta terminan con enfrentamientos violentos de muy diverso alcance, siempre llamativo y espectacular, tras el ritual incendio de coches, para formar «barricadas» contra las fuerzas del orden.