Vehículos de la Cruz Roja llegan a una sede del organismo ayer martes en Caracas
Vehículos de la Cruz Roja llegan a una sede del organismo ayer martes en Caracas - EFE

Opositores chavistas critican a Maduro por bloquear durante meses la entrada de ayuda humanitaria

El primer cargamento que llegó a Caracas llevaba insumos, medicinas y equipos

CaracasActualizado:

Una caravana de al menos 30 camiones, identificados con Cruz Roja y la Media Luna Roja, lograron trasladar a Caracas el primer cargamento de insumos, medicinas y equipos médicos que llegaron procedentes de Panamá al aeropuerto internacional Simón Bolívar durante la mañana de ayer.

Con este traslado, la ayuda humanitaria se convierte en una realidad en Venezuela, después de casi dos meses de espera para recibir unos materiales esenciales para salvar vidas de venezolanos que están en riesgo debido a la devastadora crisis que está sufriendo el país.

Este lote contiene suministros médicos, generadores eléctricos y medicinas que serán distribuidas en distintos hospitales. El presidente de la Cruz Roja venezolana, Mario Villarroel, a través de un vídeo publicado en su Twitter durante la llegada de la ayuda en la terminal aérea más importante del país, pidió a todos los venezolanos, «sin excepción, que no permitan la politización de este gran logro».

Aunque la oposición venezolana exigió recientemente a la Cruz Roja que esta donación no se politice y sea neutral, el ministro de Maduro para la Salud, Carlos Alvarado, aseguró por Twitter que esta entrada de ayuda internacional «es un cargamento que viene de la mano del gobierno bolivariano». Pero las denuncias de esa crisis están dirigidas hacia el régimen chavista, que ha sido el principal responsable del desabastecimiento de medicamentos y falta de equipos para tratamientos en pacientes crónicos.

Culpa chavista

Miguel Pizarro, el parlamentario venezolano que preside además la Comisión Especial de Seguimiento a la Ayuda Humanitaria, recordó ayer, durante una rueda de prensa en Caracas, que Maduro es el auténtico culpable de que se hayan quemado dos camiones con ayuda procedente de Colombia el 23 de febrero, una misión que lideró Guaidó pero que fue frustrada por el régimen.

«La culpa y responsabilidad está muy clara, está en Miraflores (...) No entiendo cómo le dan oxígeno a una persona que negó por muchos años la ayuda humanitaria, que quemó un camión con carga humanitaria», sostuvo Pizarro, quien aseguró que en esta primera llegada no hubo interferencia por parte del régimen chavista. «A partir de ahora nuestro trabajo es de coordinación y de observación en la distribución», agregó, además, el opositor.

De momento, no se tiene información sobre la cantidad que llegó a Venezuela ni quiénes serán los primeros beneficiados, pero se espera que sean atendidos niños y personas de bajos recursos, según sus necesidades. Mientras que los encargados de distribuir la donación internacional a los hospitales serán ONG y la Iglesia católica.

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, Peter Maurer, se reunió a finales de marzo con el régimen de Maduro y con un grupo de representantes del presidente interino para coordinar la llegada de medicamentos, insumos y equipos médicos que salvaría la vida de millones de venezolanos. La Organización de Naciones Unidas (ONU) ha ratificado que en Venezuela hay más de 7 millones de ciudadanos que necesitan con urgencia la ayuda, lo que representa, según Guaidó, 25% de la población, y es una denuncia que ha hecho el Parlamento que él también preside en los últimos tres años.