Obama triunfa entre los hispanos
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama - abc

Obama triunfa entre los hispanos

El 70% apoya al presidente frente al 22% de su contrincante republicano

maría g. picatoste
corresponsal en nueva york Actualizado:

Aunque la carrera electoral por las presidenciales esté muy igualada, hay un frente en el que Obama comienza a destacar frente a Romney. El actual presidente y candidato demócrata cuenta con el apoyo de gran parte del electorado hispano.

Según una encuesta elaborada por Latino Decisions el 70% de la comunidad hispana apoya a Obama frente a su contrincante republicano, quien cuenta con el 22% de ese voto.

Esta encuesta es la primera en los últimos 20 meses en la que Obama ha conseguido recibir el 70% del voto hispano, una comunidad tradicionalmente demócrata que recientemente había mostrado cierto descontento con el presidente por su política migratoria y por el estado de la economía. El índice de apoyo actual supera al 68% que Obama recibió en las elecciones presidenciales de 2008.

Los resultados del sondeo suponen un serio varapalo para la campaña del candidato republicano

El sondeo, elaborado a lo largo de un mes, arrancó el 15 de junio, el día que Obama anunció la relajación de las normas de deportación para jóvenes inmigrantes ilegales con graduado escolar −conocidos como «dreamers»− mediante una orden ejecutiva. Otros eventos que tuvieron lugar durante el sondeo fueron los comentarios desaprobatorios de Obama sobre la estricta ley de inmigración de Arizona y la participación de Obama y Joe Biden en las conferencias de dos organizaciones de defensa de los derechos de los hispanos en Estados Unidos.

Uno de los resultados más interesantes de la muestra es que el 13% de los hispanos que se identifican como republicanos planea votar por Obama y no por el candidato de su partido. El informe ha encontrado también que entre los ciudadanos que nacieron en el extranjero, Obama aventaja a Romney con un 72% frente a un 19%; y entre los hispanos de habla hispana, Obama obtuvo un 76% de intención de voto frente a un 15% de Romney.

Los resultados del sondeo suponen un serio varapalo para la campaña del candidato republicano, consciente de que el voto hispano será esencial para llegar a la Casa Blanca. Romney ha perdido en las últimas semanas varias oportunidades de fortalecer su imagen entre los hispanos, debilitada por meses de declaraciones desafortunadas. Tras haber defendido una política de inmigración dura y contraria a propuestas como el DREAM Act, Romney abogó por la «auto-deportación» como vía para solucionar los problemas de inmigración en el país. Tras este traspié, Romney ha preferido no definir su postura en materia migratoria ni proponer medidas que pudieran descontentar al electorado hispano. Por el contrario, ha tratado de llegar a este sector mostrando su preocupación por la economía, algo que hizo en un vídeo presentado en un perfecto español por Craig Romney, uno de sus hijos, en el que el joven invitaba a los hispanos a conocer mejor a su padre y sus propuestas en materia laboral.

Hasta el momento su mejor aliado en la conquista del voto hispano ha sido Marco Rubio, el senador por el Estado de Florida de origen cubano-americano. Rubio, quien hizo campaña junto a Romney durante su visita a Florida, es uno de los nombres que se barajan como posible vicepresidente en el «ticket» de Romney.