Daesh mata a 56 personas en atentados contra Irak y Yemen

El grupo terrorista ha reivindicado ambos ataques, que han provocado al menos un centenar de heridos

Actualizado:

Al menos 30 personas murieron y 95 resultaron heridas en un atentado suicida cometido el viernes en un estadio de fútbol al sur de Bagdad, que fue reivindicado por el grupo terrorista Daesh, según los últimos datos que han ofrecido este sábado a Efe fuentes médicas. Entre los fallecidos figura el alcalde de la localidad de Alejandría, donde se ubica el estadio atacado, Ahmed al Jafayi, mientras que entre los heridos hay comandantes de la milicia chií Multitud Popular y oficiales de los servicios de seguridad.

El suicida se infiltró entre los espectadores y detonó el cinturón de explosivos que llevaba adosado al cuerpo en el interior del campo, donde se disputaba un partido de fútbol entre equipos locales. La agencia Amaq, vinculada a Daesh, anunció que el grupo había realizado «una operación de martirio (suicida) con un cinturón de explosivos contra una concentración de milicianos en Alejandría». Con el término milicianos Amaq se refiere a los combatientes chiíes que luchan contra el grupo terrorista, como los citados de la Multitud Popular. En Alejandría, que está situada a 50 kilómetros al sur de Bagdad, ya en la provincia de Babel, el pasado 6 de marzo se registró otro ataque suicida.

Ataques en Yemen

La violencia de Daesh no ha quedado ahí. Al menos 26 personas han muerto y decenas han resultado heridas a causa del triple atentado suicida perpetrado este viernes por el grupo terrorista en la ciudad de Adén, en el sur de Yemen, según el último balance facilitado por fuentes de seguridad. En uno de los ataques, una ambulancia cargada con explosivos ha estallado en un puesto de control militar ubicado en la zona de Buraiqa, en el norte de Adén, acabando con la vida de 14 personas, entre soldados y civiles.

Los otros dos terroristas suicidas han atentado contra los controles instalados en la carretera usada por la coalición internacional liderada por Arabia Saudí para sus operaciones militares. Al menos 12 personas han muerto en estas acciones. Arabia Saudí y sus aliados luchan para restaurar en el poder al Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi, expulsado hace un año por los huthis, que cuentan con el apoyo de las fuerzas leales al ex presidente yemení Alí Abdulá Salé.