El candidato presidencial francés a la coalición de extrema izquierda «La France insoumise» Jean-Luc Melenchon pronuncia un discurso durante un mitin de campaña el 26 de marzo
El candidato presidencial francés a la coalición de extrema izquierda «La France insoumise» Jean-Luc Melenchon pronuncia un discurso durante un mitin de campaña el 26 de marzo - J. P. QUIÑONERO

Mélenchon, el hombre que está hundiendo al socialismo francés

El programa del líder izquierdista es muy sencillo y simplista: contra la UE, contra la zona euro, contra la OTAN, contra la mundialización liberal, contra el socialismo de Hollande…

Corresponsal en París Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Jean-Luc Mélenchon (65 años) puede relegar al PS a un humillante quinto puesto en las elecciones presidenciales del 23 de abril y el 7 de mayo próximos, precipitando una «guerra civil» fría entre las izquierdas francesas.

Nieto de abuelos españoles (murcianos y valencianos), padres franceses afincados en Tánger, Mélenchon entró muy joven en el PS de François Mitterrand, cuando el primer presidente socialista desde el Frente Popular conquistó el poder (1981) prometiendo la «ruptura con el capitalismo».

A partir de ahí, Mélenchon escaló todos los cargos de un burócrata disciplinado, senador y ministro en varios gobiernos socialistas, hasta que decidió romper con el PS, el 2014, creando una coalición de izquierda radical, el Frente de Izquierdas (FdI). Candidato desafortunado a la elección presidencial de 2012, Melénchon se ha convertido en la estrella emergente de la izquierda radical y el populismo de izquierdas, en la recta final de la campaña en curso, al frente de una nueva coalición, «Francia insumisa», donde se han integrado comunistas, ecologistas y grupúsculos de extrema izquierda.

Según los últimos sondeos, Mélenchon («Jean Luc», como lo tutean sus militantes) tiene hoy 14 % de intenciones de voto, cuando el candidato oficial del PS apenas llega al 10,5 %. Se trata de una catástrofe histórica para el socialismo francés y de una venganza personal que Mélenchon saborea con su lengua viperina de orador truculento.

El programa de Mélenchon es muy sencillo y simplista: contra la UE, contra la zona euro, contra la OTAN, contra la mundialización liberal, contra el socialismo de Hollande… y con ese programa de izquierda radical y populista está recogiendo los votos de los decepcionados del socialismo gubernamental, del ala izquierda del PS, de los distintos izquierdismos comunistas.

Allí donde el candidato oficial del PS, Benoît Hamon, es víctima del descrédito de Hollande y su gobierno socialista, Mélenchon recoge las «rentas» de una retórica incendiaria y demagógica, con un éxito fulgurante.

Mélenchon no puede aspirar a mucho más que hundir al PS, en el gobierno, hoy, a un humillante quinto puesto en la primera vuelta de la próxima primera vuelta, el próximo 23 de abril. Para él, se trata de una victoria espectacular, imponiendo en Francia un modelo populista de izquierdas genuinamente «nacional».