El líder opositor ruso, Alexei Navalni, este lunes en el hospital moscovita en el que fue ingresado
El líder opositor ruso, Alexei Navalni, este lunes en el hospital moscovita en el que fue ingresado - AFP

Los médicos dicen que «no hay rastro» de sustancias tóxicas en el cuerpo del opositor ruso Navalni

Los defensores de derechos humanos aseguran que el dirigente, que fue hospitalizado el domingo tras sufrir una «reacción alérgica aguda», se encuentra «mucho mejor»

EFE
MoscúActualizado:

Los análisis médicos realizados al líder opositor ruso, Alexéi Navalni, no hallaron en su organismo restos de sustancias químicas, informó ayer, miércoles, el director del hospital Sklifosofski de Moscú, Alexéi Tókarev.

«El material biológico tomado al paciente Alexei Anatólievich Navalni fue llevado al laboratorio químico-toxicológico principal del Instituto de Urgencias Sklifosofski del Hospital 64 de la ciudad. Los análisis realizados no hallaron rastro de componentes tóxicos», dijo Tókarev a la prensa. El dirigente del principal centro de urgencias de Moscú elogió asimismo las capacidades del laboratorio, donde fueron analizadas las muestras de Navalni «para encontrar sustancias extrañas en el cuerpo» humano.

Horas antes, también los defensores de derechos humanos confirmaron que el líder opositor ruso, quien sufrió una «reacción alérgica aguda» en la cárcel el pasado día 28, «se encuentra mucho mejor». «Navalni (nos) ha dicho que se encuentra mucho mejor, pero todavía tiene síntomas de la reacción alérgica», señaló Iván Mélnikov, secretario de la comisión que vela por los derechos de los presos en Moscú.

Navalni fue ingresado este domingo en un hospital, donde le diagnosticaron una «dermatitis de contacto». Su doctora personal, Anastasía Vasilieva, señaló no obstante que el político había sido intoxicado con una «sustancia química» no establecida. El opositor negó categóricamente padecer de alergias y señaló que ya se solicitaron las grabaciones de las cámaras de seguridad de su celda para ver si alguien pudo acceder a sus pertenencias en su ausencia.

Tras permanecer algo más de 24 horas en el hospital, Navalni fue dado de alta el lunes y enviado de vuelta a la cárcel, donde cumple un arresto de 30 días por llamamientos a participar en la manifestación no autorizada del pasado sábado.

Los defensores de derechos lamentaron no obstante que la dirección de la prisión prohíba a la médica de Navalni visitar a su paciente y no le dejen seguir la dieta prescrita a raíz de la reacción alérgica que le fue diagnosticada. «Creemos inaceptable prohibir el cumplimiento de las prescripciones médicas, mientras en caso de que no haya tal posibilidad en el centro de detención, consideramos necesaria la hospitalización de la persona en cuestión», indicó Mélnikov.