«Mamma, nos están matando, ayúdame», el grito de uno de los 51 niños del bus secuestrado en Italia

Ouesseynoy Sy se encuentra detenido en un reparto especial de la cárcel de San Vittore de Milán, acusado de intento de masacre y secuestro de personas, con el agravante de finalidad terrorística

Corresponsal en RomaActualizado:

Se conocen hoy nuevos y escalofriantes detalles del conductor senegalés Ouesseynoy Sy, de 47 años, con nacionalidad italiana desde el 2004, que ayer secuestró un autobús con 51 niños de enseñanza media de Crema, en Lombardía, le prendió fuego y por milagro los carabineros lograron salvar a los adolescentes.

Sy se encuentra detenido en un reparto especial de la cárcel de San Vittore de Milán, acusado de intento de masacre y secuestro de personas, con el agravante de finalidad terrorística. Sy ha declarado a la policía que deseaba llegar con el autobús hasta el aeropuerto milanés de Linate para escapar en un avión con destino a Senegal. A varios amigos de ese país había enviado hace días un video en el que explicaba su intención de causar una masacre para vengarse por los inmigrantes que mueren en el Mediterráneo. En el autobús había gritado contra la política inmigratoria del ministro del Interior, señalando que los prófugos africanos mueren por culpa de Luigi Di Maio y Matteo Salvini, líderes del Movimiento 5 Estrellas y la Liga, respectivamente. Cuando ya se vio bloqueado por los carabineros, Sy prendió fuego a la gasolina (dos recipientes de 10 litros) que había desparramado por todo el autobús.

Los jueces están escuchando hoy a los niños que viajaban en el vehículo y a sus acompañantes, que cuentan nuevos detalles del calvario y terror que pasaron durante 40 minutos. Los adolescentes tenían que haber sido conducidos desde el colegio a un gimnasio, pero pronto el senegalés les hizo ver sus intenciones: «Vamos a Linate (el aeropuerto milanés). Hoy de aquí no sale vivo ninguno», tras lo cual les quitó los teléfonos y los maniató. Se preocupó también de quitar los pequeños martillos adosados a los cristales del vehículo, para evitar que los niños pudieran romper las ventanillas y escapar. Para impedir que los niños se percataran de la carretera por la que circulaban, cubrió algunos cristales con sábanas negras.

Ouesseynoy Sy tenía antecedentes por conducir ebrio y violencia sexual contra una joven de 17 años. Se le retiró el carnet de conducir, pero para ocultarlo a la empresa de transporte público en la que trabajaba, la Autoguidovie, se dio de baja por enfermedad. El ministro del Interior, Matteo Salvini, ha advertido que “este infame debe pagar”, anunciando que si es condenado por terrorismo le será retirada la nacionalidad italiana. Sy está divorciado de una mujer italiana con la que tiene dos hijos adolescentes, a los que no ve desde hace tiempo.

Los medios italianos recogen algunos videos dramáticos, como una llamada telefónica del niño Adam a la madre: «Mamma, nos están matando, ayúdame». Cuando los niños huyen aterrorizados de las llamas del autobús, un video recoge esas imágenes dramáticas y la voz de uno de ellos que se sobrepone a los gritos de terror y dice a una compañera de clase: «¡Ti amo, io ti amo!».