Una cisterna y varios contenedores cortan en el puente de Tienditas, entre Colombia y Venezuela - AFP | Vídeo: ATLAS

Maduro militariza la frontera con Colombia para impedir la llegada de ayuda humanitaria

Hay piquetes, cercas, tanquetas y contingentes militares en el lado venezolano de Táchira. Juan Guaidó llama a los militares desbloquear los puestos fronterizos

Corresponsal en CaracasActualizado:

El puente fronterizo de Tienditas, que comunica el departamento colombiano de Norte de Santander y el estado venezolano de Táchira, amaneció este miércoles bloqueado por el centro por alambradas de púa, un camión cisterna y dos contenedores para impedir el paso de la ayuda humanitaria, según órdenes de Nicolás Maduro.

Otros pasos fronterizos entre Cúcuta y Ureña también han sido bloqueados con tanquetas y cercas de alambradas, además de movimiento de tropas y de agentes de la temible Fuerza de Acción Especial de la policía nacional (FAES) y de bandas paramilitares armadas comandadas por el chavista Freddy Bernal.

El régimen de Maduro, a quien el parlamento de Venezuela ha declarado «usurpador» y al que ha exigido que abandone el poder, se empeña en rechazar la ayuda internacional por considerar que los venezolanos no son ningunos «mendigos» ni están pidiendo «limosna», y negar que exista la severa crisis de desabastecimiento de alimentos y medicinas que padece la población.

No obstante, el presidente interino, Juan Guaidó, ha pedido a los militares que levanten los obstáculos para permitir el paso de la ayuda humanitaria. También pidió la movilización de los venezolanos para que defiendan la ayuda externa.

«¡El momento es ahora, soldado de la patria! ¿Le vas a negar la ayuda humanitaria, inclusive a tu mamá? Si tienes dudas, pregúntale a tu familia. ¿Qué es lo correcto? Ayuden a salvar la vida de venezolanos, que, como ustedes, sufren de hambre y mueren de mengua por el régimen», aseguró el presidente interino.

La ayuda será destinada a la población más vulnerable y afectada por las enfermedades y la desnutrición. «Hay entre 250.000 y 300.000 personas en el nivel de alto riesgo que puede morir si no recibe ayuda y asistencia médica», añade.

El primer cargamento proveniente de Usaid de Estados Unidos llegó este miércoles a Bogotá y en los próximos días se espera que llegue a Cúcuta, de donde debería ingresar en territorio venezolano este fin de semana. Sin embargo, hay obstáculos en la vía binacional.

Los preparativos del lado colombiano están prácticamente listos. El director de migración de Colombia, Christian Krüger, visitó este martes a Cúcuta, capital de Norte de Santander, para revisar el estado de pasos fronterizos con Venezuela.

«Seguimos trabajando por encontrar una solución a la crisis de nuestro país hermano», manifestó Krüger durante su visita al estado fronterizo.

Desde la cuidad de Cucutá se están llevando a cabo los preparativos para la llegada de la ayuda humanitaria a Venezuela.

En el puesto de la Cruz Roja Internacional en la frontera colombo-venezolana se encuentra un grupo de venezolanos a la espera de la llegada de insumos de la ayuda humanitaria proveniente de los Estado Unidos.

Pero la Cruz Roja en Venezuela dijo que podría participar en la distribución de las medicinas e insumos, una vez que haya ingresado en el territorio.

«A mí me entristece que en mi país no lo atienden a uno como debe ser. Necesito ayuda para poder curarme, yo quiero vivir», aseguró una venezolana en la frontera.

Las redes sociales recogen el clamor y la angustia que padecen los venezolanos. «Mi hijo es un paciente renal y llevo más de cinco meses esperando el tratamiento… Casi todos los niños se encuentran contaminados», expresó una de las madres de los pacientes que necesitan diálisis en el hospital infantil J. M. de Los Ríos.

Un familiar de un paciente se preguntaba: «¿Cómo es posible que a estas alturas de la vida nuestros hijos se nos están muriendo, se nos están muriendo en las manos a todas? Nosotros, escuchamos por las noticias que aquí en el puente de Tienditas iban a repartir la ayuda humanitaria, hasta ahora estamos aquí esperando».

El Parlamento coordinará la ayuda

El diputado Miguel Pizarro fue designado presidente de la Comisión Especial de Seguimiento a la Ayuda Humanitaria de la Asamblea Nacional. Anunció que hay un proceso estructurado de acuerdo con etapas y escenarios. «Hay un plan que va avanzando paso a paso y que implica que la ayuda humanitaria sea una realidad y que cumpla con el objetivo principal que es salvar vidas», asegura.

La primera fase de la Estrategia Nacional de Atención a la Emergencia Humanitaria comprende las acciones para el abastecimiento de emergencia en las áreas de alimentación y salud. Esta fase atenderá a las poblaciones más vulnerables, esas que hoy están en riesgo de vida o muerte.

La Iglesia y las ONG van a encargarse de la distribución a la población objetivo de la ayuda humanitaria: niños hasta cinco años y mujeres embarazadas en riesgo nutricional; adultos mayores con la misma condición, personas con condiciones de salud crónicas y población hospitalaria en situación de emergencia.

En rueda de prensa, Pizarro añadió que «desde el momento en que termine el proceso de acopio e se inicie el ingreso de la ayuda a Venezuela, se va a estar presentando desde esta Asamblea un plan estratégico y la metodología de entrada a cada centro con insumos exactos».

Lo que está llegando a Cúcuta tiene que ver con tres fuentes de ayuda: empresas venezolanas radicadas en Colombia, insumos enviados por el Gobierno colombiano, y una parte de lo ofrecido de Estados Unidos.

Recordó que la ayuda «no es una limosna ni la solución completa», sino que tiene que ver con aquellos casos que son de vida o muerte. «Agradecemos a los gobiernos, al Grupo de Lima, a quienes han manifestado su voluntad de ayuda», señaló.