El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro - AFP

Maduro ataca con «mano de hierro» a los comerciantes

Hasta ahora ha encarcelado a más de 200 personas y multado a más de 1.000 comercios. Temen se profundice la hambruna

Corresponsal en CaracasActualizado:

El presidente Nicolás Maduro ha endurecido sus ataques a los empresarios y comerciantes, a quienes tacha de «ladrones». Con «mano de hierro» va a enfrentar al sector comercial después de haber encarcelado a más de 200 personas y multado a más de 1.000 comercios.

Maduro encontró un nuevo enemigo a quien culpar de «especulación» como la cadena de farmacias Farmatodo a la que le declaró la guerra por presuntamente ocultar productos para remarcar los precios.

«He sabido que están especulando terriblemente en Farmatodo, me han dicho que es un asalto a mano armadas contra el pueblo», dijo Maduro al ordenar al nuevo «Ministro de Comercio Interior, ¡la primera tarea que le doy es revisar esas redes que están robando al pueblo! ¡me informa y vamos con todo!», añadió.

«¡Mano de hierro! Quien roba al pueblo, que el pueblo lo denuncie», señaló el Presidente venezolano desde la Casa de la Moneda, en el estado Aragua, donde dirigió el lanzamiento del plan ahorro en oro y petros. El acto fue transmitido en cadena de radio y televisión.

El Superintendente Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (SUNDDE), William Contreras, conocido en el sector comercial como el «terror de los empresarios» por multar, cerrar y confiscar los establecimientos de manera implacable, fue premiado por Maduro al designarlo como el nuevo ministro de Comercio Interior hace dos días.

Farmatodo es una cadena mixta de farmacias y artículos de aseo y cuidado personal, con 167 sucursales en todo el país para el año 2015.

El pecado de Farmatodo fue mostrar sus anaqueles vacíos. En las redes sociales se exhibieron muchas imágenes de empleados retirando los productos para vaciar las estanterías luego que Maduro anunciara una serie de medidas como parte de su Plan de Recuperación Económica y de Precios Acordados para frenar la hiperinflación.

Lo de la cadena de Farmatodo le dio motivo a Maduro para descargar toda su furia contra los empresarios, a quienes no les permite cerrar por la subida de los salarios sino mantener abiertos los locales de manera forzada aunque no tengan nada que vender.

William Contreras afirmó que han recibido más de 36.000 denuncias sobre presunta «especulación y acaparamiento». De ahí que resulten más de 200 personas entre gerentes y dueños detenidos y más de 1.000 establecimientos multados y sancionados como supermercados, panaderías, farmacias y abastos pequeños.

El ministro Contreras aún no ha aclarado cómo va a ejercer la «mano dura» contra los empresarios y cómo va a llenar las estanterías de productos si ya no existen en el mercado.

La mayoría de los 25 productos regulados como el pollo y la carne de res han desaparecido de los comercios esta semana. Con el «madurazo» se profundiza el desabastecimiento y la escasez de alimentos y medicinas, dicen las amas de casa. Muchas se han vuelto «veganas» de forma obligada por las circunstancias para medio comer, pero temen que se profundice la hambruna.