El ex presidente brasileña (2003-2011) Luiz Inácio Lula da Silva
El ex presidente brasileña (2003-2011) Luiz Inácio Lula da Silva - AFP

Lula da Silva deja su celda por primera vez para un nuevo interrogatorio

El expresidente brasileño fue condenado en segunda instancia a doce años por corrupción y desvío de fondos, y está detenido desde abril en una celda de 15 metros cuadrados

Actualizado:

El expresidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, saldrá por primera vez de su encierro, tras ocho meses en una celda en la sede de la Policía Federal, en Curitiba, para ser interrogado en otro proceso de investigación en el que puede complicarse más aún.

Lula fue condenado en segunda instancia a doce años por corrupción y desvío de fondos, y está detenido desde abril en una celda de 15 metros cuadrados, acusado de ser el dueño de un triplex frente al mar en el balneario de Guarujá. Según la fiscalía, Lula habría recibido el inmueble de la constructora OAS, a cambio de contratos en la estatal Petrobras.

La audiencia será conducida por la jueza Gabriela Hardt, sustituta de Sergio Moro, el juez que lo condenó y que ahora integrará el gabinete del futuro presidente Jair Bolsonaro, como su ministro de Justicia.

Lula será interrogado sobre un segundo proceso, vinculado a una finca de lujo en el municipio de Atibaia, a dos horas de São Paulo, que fue reformado y decorado por las constructoras OAS y Odebrecht. Ésa es una de las nueve acciones que tramitan contra el expresidente.

La finca no está a su nombre, pero era frecuentada por Lula, su esposa Marisa Leticia, sus hijos y nietos. Según las investigaciones, las constructoras asumieron obras de remodelación y reparos, como una infiltración en el lago de la finca, que costaron más de un millón de reales, cerca de 230.000 euros. La defensa, argumenta que la propiedad es de Fernando Bittar, un viejo amigo de los Lula da Silva.

En un interrogatorio, esta semana, Bittar informó que cedió parte del inmueble a Lula para que guardase su acervo y los regalos que recibió durante sus ocho años en la presidencia (2003-11) y que tenía entendido que la familia del expresidente estaba asumiendo los costos. Bittar, que trata a Marisa Leticia y a Lula como tíos, declaró que no es testaferro de los Lula da Silva y que tenía un acuerdo familiar para darles prioridad en la venta del inmueble.

El contrato consta a nombre de Bittar y de Jonas Leite Suassuna Filho, que es socio en negocios de uno de los hijos de Lula.