Lavrov niega que Maduro se hubiese planteado dimitir y abandonar Venezuela

Pompeo le reprochó a su homólogo ruso el papel «desestabilizador» de Moscú en Venezuela y le instó a retirar su apoyo al régimen de Maduro

Venezuela en directo, sigue las últimas noticias en ABC.es

Corresponsal en MoscúActualizado:

En declaraciones a varios medios de comunicación durante su visita a Uzbekistán, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, negó ayer que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, se hubiese planteado en algún momento dimitir y abandonar Venezuela ante el empuje de la oposición y que Rusia supuestamente lo impidió.

«Si enumeramos todo lo que dicen los representantes oficiales de la Administración estadounidense sobre Venezuela, se pueden hacer preguntas interminables, y a todas ellas, por regla general, la respuesta diplomática sería: es mentira», afirmó Lavrov en palabras reproducidas por la agencia Interfax. Se refería así a lo que dijo el martes su homólogo estadounidense , Mike Pompeo, sobre que Maduro había tomado la decisión de dejar el poder y huir a Cuba, pero Moscú le convenció de no hacerlo en el último momento.

La portavoz de Exteriores rusa, María Zajárova, vino a decir lo mismo el miércoles al comentar las declaraciones de Pompeo, a las que calificó de «guerra informativa» de Estados Unidos contra el régimen de Maduro. Tras el revuelo que provocaron en la capital rusa la aseveración del secretario de Estado norteamericano, éste habló el miércoles por teléfono con Lavrov en una conversación que, según las dos partes reconocen, fue un intercambio de acusaciones de injerencia en la crisis venezolana.

Pompeo le reprochó a su homólogo ruso el papel «desestabilizador» de Moscú en Venezuela y le instó a retirar su apoyo al régimen de Maduro. Lavrov, por su parte, le advirtió que «su intromisión en los asuntos internos de Venezuela y las amenazas contra su Gobierno representan una flagrante violación del Derecho internacional».

Ayer desde Uzbekistán, el jefe de la Diplomacia rusa señaló que Moscú y Washington mantienen «posiciones incompatibles» en cuanto a Venezuela. Aún así, añadió, «estamos dispuestos a seguir hablando». «Acordamos mantener contactos, incluyendo el diálogo sobre Venezuela, pero no veo cómo acercar posiciones. Por un lado, las nuestras, basadas en la Carta de la ONU, los principios y normas del Derecho internacional, por otro lado, la de EEUU, que designa desde Washington al presidente encargado de otro país», deploró Lavrov. Fuentes del Departamento de Estado aseguraron ayer que Lavrov y Pompeo podrían reunirse el próximo 6 de mayo en Finlandia para tratar la crisis venezolana.

El ministro ruso reveló también ayer que, con el objetivo de impedir una eventual intervención militar de EEUU en Venezuela, «estamos organizando un grupo de países, que, igual que nosotros, respetan la Carta de Naciones Unidas, para contrarrestar esos planes» de intromisión armada.

El pasado martes, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, calificó las protestas encabezadas por Juan Guaidó de «intento de golpe de Estado». Ese mismo día, el presidente ruso, Vladímir Putin, reunió a los miembros de su órgano asesor en cuestiones de seguridad para hablar de la situación en Venezuela. Rusia tiene desplegado en el país caribeño un contingente militar de «especialistas», ayuda a Caracas con créditos e inversiones, tiene allí importantes intereses económicos y colabora en la labor de comercialización del petróleo venezolano burlando las sanciones de Washington.