El indulto de Fujimori se convierte en una piedra en el zapato de Humala
Ollanta Humala con su homólogo luso Anibal Cavaco Silva, durante su visita esta semana a Portugal - reuters

El indulto de Fujimori se convierte en una piedra en el zapato de Humala

Vargas Llosa espera que «no ensucie su gestión sacando a la calle a una persona condenada por crímenes contra los derechos humanos y robos cuantiosos en Perú»

corresponsal en lima Actualizado:

El indulto del expresidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000), condenado a 25 años de cárcel por secuestro, homicidio y delitos de lesa humanidad, se ha convertido en una piedra en el zapato para el Gobierno de Ollanta Humala.

No hay actividad que realicen Humala o los miembros de su Gabinete en que no se toque la posible libertad de Fujimori -solicitada por sus hijos-, que ha monopolizado el debate político en Perú.

Se espera que el indulto se resuelva el próximo diciembre y pase de esta manera una de las pruebas más duras para el actual gobernante peruano.

«Yo estoy totalmente en contra de ese indulto», expresó Mario Vargas Llosa. El Nobel de Literatura fue uno de los «garantes» del voto a favor de Ollanta Humala en la segunda vuelta de las elecciones de 2011, que se disputaba la Presidencia con Keiko Fujimori, la hija del exgobernante.

Vargas Llosa espera que «el Gobierno no ensucie su gestión sacando a la calle a una persona condenada por crímenes contra los derechos humanos y robos cuantiosos en Perú». «No hay peruano que esté tan cuidado y vigilado por los médicos como el ex presidente Fujimori y su estado de salud de ninguna manera amerita un indulto», añadió.

«Rencor» por la derrota

Las declaraciones de Vargas Llosa han alborotado el avispero de familiares, políticos y medios de comunicación afines a Alberto Fujimori. Argumentan el «rencor» que el escritor guarda al expresidente -recluido en un penal a las afueras de Lima- porque lo derrotó en las elecciones presidenciales de 1990.

La ex candidata presidencial Keiko Fujimori señaló a través de su cuenta de Twitter que «lo que al novelista le sobra en imaginación le falta en caridad humana. Sus acostumbradas pataletas en política lo siguen traicionando. Señor Humala resuelva pronto».

A su vez el congresista Kenji Fujimori, el menor de sus hijos, escribió en twitter que «Vargas Llosa demuestra que de noble solo tiene el título. A veintidós años de su derrota aún quiere llevar su rencor a la tumba de mi padre».

Alberto Fujimori renunció a la Presidencia por fax desde Tokio el 19 de noviembre de 2000, tras revelarse un escándalo de corrupción que provocó la caída de su tercer gobierno, que comenzó en julio de ese año.