Reunión ministerial del Grupo de Lima este lunes en Ottawa
Reunión ministerial del Grupo de Lima este lunes en Ottawa - EFE

El Grupo de Lima tilda de «maniobra dilatoria» la propuesta de la UE

Acoge a Venezuela tras solicitar Guaidó su ingreso, y rechaza la conferencia de diálogo impusada por España

WashingtonActualizado:

Los gobiernos del continente americano que han respondido a la llamada de EE.UU. para reconocer a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela se movilizaron ayer y acordaron sumar esfuerzos para destinar ayuda humanitaria a la población venezolana y reconocer a nuevos enviados diplomáticos venezolanos que faciliten esos envíos. De forma coordinada, el Gobierno interino de Venezuela organizará el 14 de febrero en Washington una conferencia internacional para solicitar asistencia humanitaria.

Ayer se reunieron en Ottawa, la capital de Canadá, los cancilleres de los 14 países del Grupo de Lima, creado en 2017 para buscar una salida pacífica a la crisis en Venezuela. Lo integran Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana, Santa Lucía y México, el único país que no ha reconocido a Guaidó.

«No» a la cita de Montevideo

Las naciones adscritas al Grupo de Lima aceptaron ayer el ingreso de Venezuela -ahora son 15 los países integrantes-, solicitado por el diputado opositor venezolano Julio Borges en nombre de Guaidó, y expresaron su rechazo formal a cualquier iniciativa internacional que pretenda fomentar el diálogo en Venezuela, por considerarlas «maniobras dilatorias». La propuesta de la Unión Europea de reunir en Montevideo una conferencia el 7 de febrero con el fin de fomentar el diálogo en Venezuela, es pues rechazada por el Grupo de Lima.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dio la bienvenida a los delegados presentes ayer en Ottawa con el anuncio de que ha donado 53 millones de dólares canadienses (unos 35 millones de euros) en ayuda humanitaria para auxiliar a los venezolanos.

Trudeau dijo que «Guaidó ha sido especialmente valiente a la hora de seguir el camino que marca la ley hacia la democracia, según establece la Constitución de Venezuela» y describió a Maduro como «un dictador capaz de emplear la fuerza, el miedo y la coerción para perpetuarse en el poder».

Preguntado por la posibilidad de que esa ayuda deba repartirse con ayuda del Ejército, el ministro británico para Europa y América, Alan Duncan, que participó en el encuentro como observador, dijo que «la respuesta a esa pregunta está en manos de Nicolás Maduro». «Si reconociese a Juan Guaidó y la Asamblea Nacional como los poderes constitucionales y legítimos de Venezuela, esa cuestión no se plantearía», añadió, informa Efe.

Guaidó intervino en la conferencia del Grupo de Lima a través de un vídeo en el que dijo: «Nosotros seguimos en situación de dictadura en Venezuela y es el momento de mantener y aumentar la presión. Los mecanismos a utilizar deben ser dirigidos a lograr el cese de la usurpación», dijo Guaidó.