El socialista Venizelos apuesta por un gobierno que mejore las reformas en Grecia, no que las condene
Evánguelos Venizelos, líder del Pasok, durante la conferencia en la sede de su partido en Atenas - reuters

El socialista Venizelos apuesta por un gobierno que mejore las reformas en Grecia, no que las condene

El líder del Pasok cree que lunes 18 de junio, al día siguiente de las nuevas elecciones, «Grecia debe tener gobierno»

Corresponsal: ATENAS Actualizado:

El Presidente del partido socialista Pasok, Evánguelos Venizelos, que ha sido ministro de Finanzas en el gobierno de coalición de Lukás Papadimos, ha declarado este mediodía en la sede de su partido en Atenas que el lunes 18 de junio, al día siguiente de las nuevas elecciones, «Grecia debe tener gobierno». Y tiene que ser un gobierno que no condene el programa de reformas, si no que quiera mejorar dicho programa, sin recortar aún más pensiones y sueldos, «alargando» los ajustes impuestos por la UE y el FMI varios años más.

La recaudación fiscal y las contribuciones sociales no funcionan correctamente debido a la recesión

Venizelos insistió en la necesidad de conseguir lo antes posible un superávit primario y el crecimiento económico que permitirá al país salir de la crisis, algo que necesita el funcionamiento correcto del aparato de recaudación fiscal y de las contribuciones sociales (SS y otros organismos). Recalcó que las dos cosas no funcionan correctamente ahora debido a la recesión, pero también a la incertidumbre e inseguridad creciente y a la falta de control político sobre el funcionamiento del aparato estatal. Consideró irresponsable a quienes cultivan el clima de «ya veremos, ya nos arreglaremos, ahora no hace falta pagar impuestos y contribuciones,» una indirecta a gran parte de las fuerzas políticas de la izquierda griega.

«Se podrá seguir consiguiendo financiación mientras que se evitarán recortes de ingresos y nuevos impuestos», afirmó. Para Venizelos el país ahora se enfrenta a muchos peligros si no cumple el memorando: «pobreza para todos, más desempleo, aumento de la deuda pública, peligro para los bancos y para los depósitos bancarios». Y destacó los puntos básicos del programa socialista: no más recortes de sueldos y pensiones, mejorar el clima del mercado laboral, más liquidez para los bancos y desbloquear una serie de programas europeos (lo que llevaría a la creación en pocos meses de más de 200.000 puestos de trabajo). Y lo más importante, reconoció que muchos griegos habían votado en las elecciones del 6 de mayo con ira, con miedo y para castigar a los partidos a los que habían votado hasta ahora, esperando que ahora acudieran a las urnas con cabeza.

Denuncia a los conservadores

Aprovechó para denunciar a los conservadores con sus contradicciones y a los radicales, recordando que los radicales en el resto de Europa aclaman «ni un euro mas para Grecia ni para el sur de Europa». Y dejó claro que los socialistas deberán formar parte del gobierno del país formado al día siguiente de las elecciones y que su programa cuenta con el apoyo deHollande y de los demás partidos socialistas europeos.