El ministro Alfonso Dastis interviene en la Conferencia Internacional sobre Oriente Medio
El ministro Alfonso Dastis interviene en la Conferencia Internacional sobre Oriente Medio - Efe

España insiste en que un mecanismo internacional investigue los crímenes yihadistas

Facilitar el retorno a las minorías desplazadas por el Daesh, prioridad de la comunidad internacional

MadridActualizado:

España insistió este miércoles en la propuesta lanzada hace un par de años junto con Rumanía para que una corte penal internacional se ocupe expresamente de los delitos del terrrorismo. Durante la celebración en Madrid de una Conferencia Internacional de Víctimas de la violencia étnica y religiosa en Oriente Medio, el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, abogó por un «mecanismo internacional, imparcial e independiente» que reúna pruebas para que no queden impunes los crímenes cometidos por el Daesh, sobre todo en Irak y Siria.

Dastis reconoció que hay lagunas en la arquitectura jurisdiccional internacional para poner en marcha esa iniciativa, pero recordó que existen serias acusaciones contra el grupo yihadista de haber cometido «delitos de genocidio, crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra y otras violaciones de los Derechos Humanos extraordinariamente graves».

El ministro señaló en una comparecencia ante los periodistas que el marco lógico para poner en marcha ese mecanismo debería ser la ONU y, aunque reiteró que es un proceso que llevará tiempo, cree que muchos países apoyan la iniciativa. «Hemos de dar a las víctimas -dijo- un mensaje de esperanza, para su futuro y para que los culpables pasen ante la justicia y penen por sus acciones».

Este fue uno de los aspectos debatidos en la Conferencia Internacional, copresidida por España y Jordania, y que ha sido continuación de la celebrada en París en septiembre de 2015, en la que participaron asistieron ministros y altos cargos de 59 países y 10 organizaciones internacionales, junto a algunos invitados especiales como el arzobispo de Basora (Irak), Habib Hermiz Jajou Al Nawfali, y el obispo de Kirkuk (Irak), Yousif Thomas Mirkis, ambos de la Iglesia católica caldea; la activista y víctima yazidí Nadia Murad, premio Sajarov del Parlamento Europeo; el embajador de Unesco por la Paz y embajador del Proyecto para la No Violencia, Naseer Shamma (iraquí de confesión musulmana); el diputado iraquí Yonadam Kanna, cristiano asirio y el arzobispo de Aleppo (Siria), Jean Clement Jeanbart, administrador de la Iglesia griega melkita.

Medidas para facilitar el retorno de desplazados

La reunión dio a luz a las llamadas «prioridades de Madrid», que quieren concretar el Plan de Acción adoptado en París y que hacen un especial hincapié en medidas para facilitar el retorno de las minorías desplazadas a las áreas ya liberadas del control de los terroristas del Daesh.

Se considera importante, así, el desminado y la reconstrucción de las áreas afectadas, especialmente en Nínive, donde ha habido grandes daños; la adopción de programas de microcréditos y de recuperación agrícola y programas especiales de apoyo a mujeres y niños.

También se ve necesario ayudar a los desplazados a obtener documentos de identificación y promover unas instituciones que incluyan a todas las comunidades.

En materia educativa, se apuesta por programas de formación en la tolerancia, incluida una reforma de los currículos que enseñe la historia de diversidad cultural de la región y el respeto por la pluralidad, así como evaluar el daño sufrido por el patrimonio cultural y restaurar los monumentos con especial significado para los distintas comunidades religiosas.