Los candidatos a las presidenciales, Iván Duque (izquierda), Humberto de la Calle (centro) y Gustavo Petro (derecha), durante un foro académicio la semana pasada en Nueva York
Los candidatos a las presidenciales, Iván Duque (izquierda), Humberto de la Calle (centro) y Gustavo Petro (derecha), durante un foro académicio la semana pasada en Nueva York - EFE

Duque avanza sólido y Petro mantiene firme su candidatura para las presidenciales de Colombia

A dos meses de la primera vuelta, las encuestas coinciden en el marcado crecimiento en la intención de voto a favor del candidato de la coalición de la derecha

CORRESPONSAL EN BOGOTÁActualizado:

Dos meses para sostenerse en el primer puesto es un siglo. Pero dos meses son apenas unos minutos para quienes buscan desesperadamente asegurar un cupo para disputarse en segunda vuelta la presidencia de Colombia.

Esa es la conclusión que se desprende de las tres encuestas que fueron publicadas entre el jueves y domingo de la semana pasada, en las cuales, en todos los escenarios y prácticamente en todas las regiones Iván Duque, el candidato del Centro Democrático, triunfador de la consulta interpartidista de la derecha colombiana, aventaja holgadamente a Gustavo Petro, candidato de Colombia Humana y triunfador el pasado 11 de marzo en la encuesta interpartidista de la izquierda colombiana. Los demás parecen historia patria, a pesar de los esfuerzos por remontar.

Empieza así la que tiene más tinte de Semana de Resignación que de Semana de Pasión con su respectiva resurrección, en la política nacional. Las cifras así lo confirman:

En la encuesta Invamer, realizada para el pull de medios integrados por la revista Semana, Caracol TV y Blu Radio, Iván Duque registra una intención de voto del 45,9% y Gustavo Petro del 26,7%. Ambos aumentaron su porcentaje, pero Duque en un salto significativo pues aumentó la intención de voto un 36,7%, mientras Petro lo hace en 3,2 %. Atrás se quedan Sergio Fajardo (10,7%), Germán Vargas Lleras (6,3%), Humberto de la Calle (5%), Viviane Morales (2,5%) y Piedad Córdoba (0,6%).

De otra parte, en la Gran Encuesta realizada por Yanhaas para el pull de medios liderados por RCN Radio y Televisión, los diarios La República y Periódicos Asociados, Duque toma la delantera con un 40% en la intención de voto, frente a un 24% de Gustavo Petro, el tercer lugar es para el voto en blanco (13%), y luego un 9% para el candidato por la Coalición Colombia Sergio Fajardo, 6% para Germán Vargas Lleras, un 2% para el candidato del Partido Liberal, Humberto de la Calle, y ya el resto son migajitas que quedan por el camino.

Y una más, la encuesta Guarumo-Ecoanalítica realizada para el grupo de medios liderado por el diario El Tiempo, evidencia una diferencia menor, pero consistente: Duque recibe una intención de voto del 35,4% y Petro un 22%. Fajardo tiene 10%, Vargas Lleras no se mueve un ápice y queda con el mismo 6,9%, y de allí en adelante –más bien hacia atrás- son ya porcentajes muy bajos, aunque todos sumen a la hora de coaliciones para la segunda vuelta.

¿La suerte está echada?

A primera vista, todo parecería indicar que esta primera vuelta presidencial está prácticamente definida, con dos candidatos claros para la segunda y definitiva vuelta en junio próximo. Pero desde hoy, cuando empieza formalmente la carrera por la Casa de Nariño, al 27 de mayo quedan dos meses cruciales en los que cada movimiento en el debate, en la publicidad y en el marketing político en todas las esferas puede hacer una diferencia.

Esa es la visión optimista de algunos analistas y seguramente de varias campañas empeñadas en recortar distancia, pero la verdad es que la cosa la tienen cuesta arriba aquellos candidatos que pretendan arrebatarle a Petro su candidatura definitiva para el 17 de junio. El otro es de Duque, ya sin duda.

Darío Vargas, con larga experiencia en campañas presidenciales y CEO de la consultora Dattis, considera que «Duque cogió la cresta de la ola demasiado rápido, muy temprano y puede no tener con qué crecer más. No creo que Petro baje, porque su voto es sólido, pero tampoco considero que crezca mucho más. Entonces, no estoy seguro hoy quién pueda crecer cuando caiga la cresta de la ola de Duque».

Por su parte, el historiador y analista Daniel García-Peña, ante las posibilidades de que Petro logre un salto significativo y en segunda vuelta logre quedarse con la presidencia, anota: «No creo que pueda crecer lo suficiente para alcanzar a Duque o llevarse la segunda vuelta; las cosas están casi determinadas, con un resultado final del orden de 65%-35%, a favor de Duque, pienso hoy. Ello excepto la eventualidad de que la alianza Fajardo-De la Calle cuaje, pero la de ellos es una brecha muy grande para reducir y el tiempo muy corto: ya no suman mucho juntos. Además de otra consideración: Fajardo, que tenía el liderazgo no hace mucho, no quiso hacer coalición con Petro, cosa que la izquierda tendría presente a la hora de votar, mientras que del otro lado del espectro lo han sentido con cierta soberbia, lo que aquí llamamos sobradez, evidencia su dificultad para leer la política y lo que sucede en el país».

El costo es evidente: a Fajardo parece que el tren lo deja. Se demoró en reaccionar, a pesar de la insistencia del De la Calle, candidato del Partido Liberal, quien sí tenía clara la necesidad de una coalición. En estas dos semanas –a cambio de la vitrina que no recibieron por cuenta de consultas interpartidistas, como sí la recibieron y aprovecharon Duque y Petro- van a sacarle partido a la exposición mediática que les trae la consulta que elevaron ante la autoridad electoral en el sentido de buscar una fórmula que les permita algún esquema de alianza sin infringir asuntos jurídicos electorales.

Espacio para sorpresas

La publicidad y el marketing que ahora empieza ya en forma, ¿no logra la diferencia? Carlos Suárez, CEO de la firma de marketing político Estrategia&Poder, piensa que la montaña rusa que es la política colombiana puede darnos sorpresas: «Falta aún mucho trabajo y el marketing político puede cambiar los resultados, en especial para los que hoy ocupan el segundo y tercer puesto en intención de voto: allí habrá pelea brava. Hay una ventaja de Duque, pero el otro boleto a la segunda vuelta puede cambiar. Vargas Lleras debe conectar su maquinaria con un mensaje hacia el centro, dado que no pudo conquistar el espacio de la derecha. Por su parte Fajardo, dentro de una estrategia similar, puede moverle la silla a Petro recogiendo el voto del centro y con una enfocada estrategia de mercadeo. El único que de verdad representa el centro es Fajardo, pero en su momento no quiso concretar ese mensaje ni pelear por esa bandera».

La polarización política del país tiene nombres propios. Ahora falta ponerle el sello al centro, que se torna crucial pues se calcula que es del orden de 7 millones de votantes. Germán Vargas Lleras, otrora eventual presidente 2018-2022 y quien ha tenido la mayor caída en las encuestas, antes se vendió como de derecha y no le funcionó; ahora quiere lucir de centro, pero es difícil que alguien crea en una transformación de ese calibre en 60 días.

Así, Gustavo Petro es el más cómodo hoy, ahí en su segundo lugar, con posibilidades de crecer más que de caer en las encuestas. «Petro ha hecho un trabajo muy bueno –afirma Suárez. Como candidato entiende que la política se vende con el estómago y el corazón, y no con la razón. Le ha sacado partido a esa polarización: es el gran polarizador. Por eso no creo que Petro haya tocado techo. Ha estado creciendo y conoceremos su techo en mayo, si pasa a segunda vuelta».