Preparativos para la segunda vuelta electoral del 2 de abril del Consejo Nacional Electoral, a las afueras de Quito
Preparativos para la segunda vuelta electoral del 2 de abril del Consejo Nacional Electoral, a las afueras de Quito - AFP

La campaña sucia favorece al candidato oficialista en Ecuador

Lenin Moreno encabeza las encuestas para la segunda vuelta electoral del 2 de abril frente al opositor Guillermo Lasso

El presidente Rafael Correa utiliza su programa semana para descalificar a la oposición y elogiar a su aspirante

Corresponsal en QuitoActualizado:

La Conferencia Episcopal debió aclarar: una frase atribuida al Papa Francisco para influir en las elecciones de Ecuador y que en las redes se volvió viral, era falsa. Junto a la imagen del Pontífice se podía leer: «Cuando elijas a un presidente rico, querrá seguirlo siendo a costa de tu pobreza. No lo permitas nunca». Francisco jamás la pronunció, ni escribió.

Desde Nueva York, donde dicta conferencias, el expresidente Rodrigo Borja (1988-1992), a quien se le ha criticado por su indiferencia ante el momento crucial que vive el Ecuador, advirtió que una declaración a él atribuida y que circula en las redes es obra de «algún pirata».   

En Twitter y Facebook, el expresidente «reprochaba» a integrantes de la Izquierda Democrática, el partido que fundó, por respaldar al candidato opositor Guillermo Lasso, de la alianza Creo-SUMA. Borja nunca había dicho nada. Lleva 15 años retirado de la política.

Imágenes trucadas, voces superpuestas, rostros manipulados han asomado en las redes que, en la primera vuelta, fueron un puntal para sacar a la luz denuncias de corrupción, mostrar a los nuevos ricos y destapar la existencia de grupos que se han apoderado de los bienes del Estado.

Correa, en campaña

La campaña parece la puesta en escena de la arrogancia del poder, al que la ley no le alcanza. Apenas terminada la primera vuelta, el 19 de febrero, el presidente Rafael Correa ya estaba en movimiento. Mientras el país se fue de vacaciones por Carnaval, recorrió Manabí y Esmeraldas. Y no se ha detenido. Ha inaugurado obras o visitado las existentes; ha caminado por las calles saludando a la gente, reunido con autoridades y ha intervenido en los medios de comunicación de las ciudades que ha visitado. En su informe semanal de los sábados, que dura tres horas o más, buena parte ha usado para descalificar a la oposición y elogiar a su candidato.

El pasado sábado, criticó a la prensa por no haberse hecho eco de la denuncia del diario argentino Página 12, que «descubrió» que el candidato Guillermo Lasso posee una serie de empresas «offshore» y una enorme fortuna. El candidato ha negado la denuncia. Correa no dijo que la investigadora, Cynthia García, se declara seguidora del kirchnerismo.

El psicólogo y analista Rodrigo Tenorio habla de un aprovechamiento indecoroso y hasta inmoral del poder. «La ley lo prohíbe, pero a Correa le importa un pepino», dice. Esta semana, en calles y avenidas de Guayaquil, enormes pancartas con el rostro del expresidente de la Cámara de Comercio de esa ciudad Pablo Arosemena, del equipo de Lasso, lo promovían como candidato a la alcaldía para 2019. Arosemena dijo se trataba de campaña sucia, y empezó a retirar las pancartas.

En el simulacro de la segunda vuelta electoral el 2 de abril no se dijo nada de la violencia en Manabí

Ruth Hidalgo, directora de la Corporación Participación Ciudadana, lamenta que el bono de promoción política que entrega el organismo electoral a los candidatos esté siendo usado para violencia política, con contenido descalificador y agresivo. ¿A quién corresponde aplicar la ley? «Al CNE» ¿Por qué no lo hace? «No sé», respondió.

El pasado domingo, en Nota del Editor, El Diario de Manabí dejó sentado «su enérgica protesta por la violenta manera de coartar la libertad de prensa». Se refería a que, la víspera, simpatizantes del candidato del oficialismo, encabezados por la ministra de Gestión de Riesgo y el gobernador de la provincia impidieron que el candidato de oposición ingresara en las instalaciones de Ediasa, en Portoviejo, para una entrevista con el Diario de Manabí y el canal de televisión local. 

Ese mismo domingo, el CNE hizo el simulacro de la segunda vuelta electoral del 2 de abril. En la apertura intervino su presidente, Juan Pablo Pozo, nada dijo de los actos de violencia de Manabí.

Bloqueado en Twitter

En su cuenta de Twitter, días atrás, Lasso publicó la captura de pantalla en la que se vio que el presidente Correa @MashiRafael lo había bloqueado. El mensaje se viralizó y las interrogantes de multiplicaron. Nadie respondió nada, lo único que se conoce es el tuit que Lasso puso unos 20 minutos antes. «Sé de la campaña sucia que planean @MashiRafael @vinizeta @FAlvaradoE para la próxima semana. Sus propias fuentes me lo han Informado», escribió. 

El portal digital 4Pelagatos reveló que la campaña oficialista había grabado un vídeo para desprestigiar y deslegitimaba al candidato opositor; mostrarlo como privatizador de la salud y la educación. Publicó la foto del vehículo que recorrió varias ciudades, en el que el logo de CREO (Creando Oportunidades, el movimiento de Lasso), había sido reemplazado, con la misma tipografía y colores, por RECO.

Los medios públicos han hecho lo suyo. Emisiones especiales en radios y canales que controlan descalifican al que llaman «candidato de la Banca». El diario gubernamental El Telégrafo le dedica páginas completas con denuncias y comentarios. Funcionarios, embajadores, los ministros de Defensa y el de Exteriores se mofan del candidato opositor. Han recibido también fuertes respuestas. A pocos días de ir a las urnas, la campaña está fuera de control; la autoridad electoral no dice ni pío. Una campaña sin Dios ni Ley, que le ha dado resultados al oficialismo. Las encuestas ponen a Lenín Moreno como favorito.