«Berlusconi se metió en la cama con Ruby Robacorazones»
Ruby Robacorazones participa en una fiesta privada - EPA

«Berlusconi se metió en la cama con Ruby Robacorazones»

Una joven brasileña que asistía a las fiestas «bunga bunga» asegura que vio a «Il Cavaliere» practicar sexo con la modelo marroquí cuando esta era menor de edad

ROMA Actualizado:

Michelle Conceicao, la joven brasileña que asistía a los festines de bunga bunga de Silvio Berlusconi, asegura que vió a Ruby «Robacorazones» meterse en la cama con «Il Cavaliere», el 25 de abril de 2010, fecha en que la joven marroquí era menor de edad. Michelle Conceicao, que figura también como testigo en el juicio en el tribunal de Milán contra el exprimer ministro, acusado de los delitos de prostitución de menores y abuso de poder, lo explica en una entrevista publicada por el semanario «L´Espresso».

La pregunta es precisa al igual que la respuesta: «¿Es verdad o no que Berlusconi ha pagado por acostarse con Ruby que entonces era menor de edad?» «Ciertamente, es verdad», responde la brasileña Conceicao: «Yo estaba allí. A la residencia de Arcore iba yo también, desde mucho antes que Ruby».

Más rápida que las demás

Michelle Conceicao, que en los medios ha sido considerada como prostituta, fue quien avisó a Silvio Berlusconi de que fue detenida en la comisaría de Milán. Cuando la joven marroquí fue puesta en libertad por indicación de Berlusconi, se fue a casa de Michelle Conceicao. Esta cuenta así al semanario «L´Espresso» la escena que vió en Arcore: «Aquella noche, como siempre, Berlusconi eligió con quién ir a su habitación. Entre las jóvenes en esos momentos había mucha competitividad, porque aquellas que se quedaban por la noche recibían cinco mil euros o incluso más, las otras percibían mil o dos mil al máximo. Ruby había estado ya en Árcore y esperaba mucho. Pero esa noche Berlusconi quiso estar solo con Barbara Guerra. La puerta de la habitación estaba entreabierta. Yo estaba en la habitación contigua, con otras chicas, entre ellas Ruby. Nos asomábamos en secreto (a la habitación de Il Cavaliere) y reíamos entre nosotras. Pasado un tiempo, ya no se sentía nada. Bárbara salió y dijo: "Se ha dormido". Yo me eché a reir, y mientras tanto Ruby, más rápida que las demás, se metió en la habitación de Berlusconi y cerró la puerta».

-¿Y logró despertar al Cavaliere cansado?, pregunta el periodista a Conceicao.

-Sí. Lo hizo todo ella.

-¿Y cómo acabó la noche con Ruby?

-Como siempre. El presidente Berlusconi dio dinero a las chicas. Ruby recibió un sobre con cinco mil euros.

-¿Se lo ha dicho ella?

-Lo he visto yo.

-¿Recuerda algún particular sobre la entrega de dinero?

-Algunas chicas decían a Berlusconi que tenían necesidad de dinero para pagarse el cirujano plástico. Ruby le dijo que quería reconstruirse el seno. Pero el presidente le ha respondido: «No, tú eres bella así». Para él era como una muñeca. Ruby era realmente una chiquilla. Y a él le gustaba por eso.

-¿Ante el Tribunal lo contará todo?

-Toda la verdad. Sé que me lo harán pagar, pero se lo debo a mi hijo. Quiero que crezca en un mundo más justo y que se sienta orgulloso de su madre que ha tenido el coraje de decir la verdad, aunque en Italia solamente quien dice mentiras se hace rico”.

-¿Por qué ahora ha decidido hablar?

-Porque tengo miedo de que me suceda algo. Mi madre está asustada.

Michelle Conceicao debe declarar ante el Tribunal el 25 de junio. Cuenta a este propósito la joven que Silvio Berlusconi la llamó personalmente cuando estaba en Brasil: «No quiere que diga la verdad. Me ha dicho claramente que resista en el tribunal. Me ha repetido una frase que usa a menudo: Cuando el mar está en tempestad, no se tira a nadie de la nave”.

Los abogados de Berlusconi han replicado que las declaraciones de la joven brasileña son totalmente infundadas y que la entrevista forma parte de una campaña de prensa difamatoria.