Un grupo de inmigrantes es evacuado de una lancha neumática por la tripulación del barco Alan Kurdi - Reuters / Vídeo: Atlas

Dos barcos con inmigrantes desafían a Salvini al tratar de desembarcar en Lampedusa

El velero Alex atraca en la isla y espera que los rescatados puedan bajar a tierra

Corresponsal en Roma Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las naves humanitarias de las ONG cargadas de inmigrantes desafían al ministro del interior, Matteo Salvini, creando ya alta tensión frente a la isla de Lampedusa. La embarcación de la ONG alemana Sea-Eye, Alan Kurdi -bautizada así en recuerdo del niño sirio encontrado ahogado en una playa turca en el 2015, cuya foto impresionó a todo el mundo-, ha desafiado abiertamente al líder de la Liga y está dispuesta a atracar en Lampedusa.

Esta ONG ha anunciado en un tuit que tiene «urgencia de un puerto seguro» y que navega hacia la isla italiana con los inmigrantes que salvó este viernes: «Con 65 personas rescatadas a bordo, nos estamos dirigiendo hacia Lampedusa. No sentimos miedo de un ministro del Interior, nos dirigimos hacia el puerto más seguro. Se aplica la ley del mar, incluso cuando algún representante de gobierno rechaza creerlo».

Una embarcación de la Guardia de Finanzas ha notificado ya al capitán del Alan Kurdi la prohibición de ingreso, tránsito y parada en aguas territoriales italianas. Al mismo tiempo, dura ha sido la réplica del ministro Salvini: «Es una nave alemana, pueden dirigirse hacia Alemania. Si desobedece, habrá consecuencias. Quien viola la ley en Italia debe responder por sus decisiones», advierte Salvini.

Pulso de Salvini con una ONG italiana

La tensión en Lampedusa crece porque el ministro del Interior mantiene el pulso con el velero Alex de la ONG italiana Mediterránea con 54 inmigrantes a bordo. Salvini ordenó a la tripulación dirigirse a Malta, país con el que llegó este viernes a un acuerdo de intercambio: el gobierno de La Valeta acogía los inmigrantes del velero Alex, mientras Italia se hacía cargo de otros 55 inmigrantes llegados anteriormente a territorio maltés.

Pero después de innumerables mensajes intercambiados ayer y durante la noche del viernes al sábado, la ONG Mediterránea ha pedido de nuevo ingreso en el puerto de Lampedusa y estaba dispuesta a forzar el bloqueo para atracar: «Partir hacia el puerto de La Valeta en las condiciones actuales pondría en riesgo la seguridad de las personas a bordo del Alex», explicó la ONG Mediterránea. Matteo Salvini se enfrenta a este desafío y responde: «Vayan a Malta. Es un puerto seguro europeo y no se comprende por qué estos traficantes tengan que decidir dónde ir».

El velero Alex ha atracado finalmente en Lampedusa y se encuentra a la espera de que los rescatados puedan bajar a tierra, tras declarar el «estado de necesidad por una situación intolerable higiénico-sanitaria».

El ministro del Interior cae en una contradicción en su pulso con los barcos humanitarios que rescatan inmigrantes. Mientras dice a la nave Alan Kurdi que se dirija hacia Alemania por ser de esa nacionalidad, al velero de una ONG italiana lo manda a Malta. Parece claro que Salvini utiliza la inmigración por motivos electorales, pero, según destaca el conocido analista Massimo Franco, «algunas organizaciones no gubernamentales comienzan a aprovecharse de la línea dura del ministro del interior para obtener más visibilidad y peso político».