El avión sobre el que se ha intentado atentar / REUTERS
El avión sobre el que se ha intentado atentar / REUTERS

Atentado fallido de Al Qaida contra un avión de 278 pasajeros en Detroit

AGENCIAS | NUEVA YORK
Actualizado:

La Casa Blanca considera que el incidente que protagonizó un hombre nigeriano al tratar de activar un artefacto en un avión a punto de aterrizar en Detroit fue un intento de ataque terrorista. Las autoridades han informado de que el hombre que protagonizó el incidente, ocurrido en el interior de un vuelo de la compañía Northwest procedente de Amsterdam, se atribuyó ser miembro de la organización terrorista Al Qaida.

En un principio, se creía que el hombre disparó unos petardos en el interior del avión, pero posteriormente las autoridades confirmaron que el artefacto que intentó activar era un dispositivo incendiario, algo que se considera con menos potencia que un explosivo.

El nigeriano, que fue reducido y puesto a disposición de la justicia, sufrió quemaduras leves, por las que ha sido tratado en un hospital. Algunos de los 278 pasajeros del vuelo transatlántico también sufrieron heridas menores. El vuelo pudo aterrizar con normalidad en su destino, si bien el aparato fue desviado a una zona remota del aeropuerto para ser inspeccionado.

Burló los controles de seguridad

El protagonista del incidente es un hombre de 23 años llamado Abdul Farouk Abdulmutallab, quien según las cadenas ABC News y NBC News estudió ingeniería en el University College London. Aunque el nombre del nigeriano no está incluido en el listado de la Agencia de Seguridad del Transporte que no pueden viajar, su nombre sí aparece en la lista del Gobierno estadounidense de sospechosos de terrorismo.

El propio Abdulmutallab ha reconocido a los investigadores federales que mantiene vínculos con Al Qaida y que viajó a Yemen para hacerse con el artefacto incendiario y con las instrucciones para activarlo, afirmación que todavía debe ser confirmada. Según las autoridades, el hombre logró pasar los controles al llevar adherido a sus piernas, con una cinta adhesiva, parte del material que iba a utilizar para activar el artefacto.

Ya en el avión, utilizó una jeringuilla para mezclar los productos químicos que portaba. No obstante, no pudo concluir el proceso porque algunos pasajeros advirtieron el olor a quemado en el interior del aparato, se abalanzaron sobre el nigeriano y consiguieron reducirlo.

Extremadas las precauciones

El presidente estadounidense, Barack Obama, que se encuentra de vacaciones en Hawai con su familia, ha sido informado por teléfono del incidente, y ha pedido que se extremen las precauciones en todos los vuelos, según ha asegurado su portavoz, Bill Burton.

De momento, las autoridades estadounidenses no han decidido elevar la alerta terrorista, que está en el nivel naranja, el segundo de cinco niveles. Sin embargo, el Departamento de Seguridad Nacional ha emitido un comunicado en el que advierte de que los pasajeros aéreos pueden observar un incremento en las medidas de seguridad para "mejorar la seguridad en los vuelos domésticos e internacionales".