El cuerpo de Javier Valdez, en el suelo tras ser acribillado a balazos - REUTERS

Asesinan a Javier Valdez, sexto periodista tiroteado en México en lo que va de año

El eminente periodista y escritor especializado en la narcoviolencia fue tiroteado cuando se dirigía a la redacción.

Corresponsal en Ciudad de México. Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El periodista y escritor mexicano Javier Valdez fue asesinado ayer lunes en Culiacán, capital de Sinaloa, uno de los estados más golpeados por la narcoviolencia. Valdez fue tiroteado a solo unas calles de la redacción de Ríodoce, periódico local para el que trabaja este reconocido reportero que durante años ha escrito numerosas crónicas y libros sobre la violencia del narco en Sinaloa.

Según las primeras informaciones recogidas por Ríodoce, el coche que conducía Valdés fue interceptado por varios hombres que le dispararon a plena luz del día e inmediatamente se dieron a la fuga. Se trata del sexto periodista asesinado en México en lo que va de 2017, un año que por el momento está siendo el más sangriento en México del Sexenio de Enrique Peña Nieto, quien asumió el poder en 2013 y dejará la presidencia en 2018. En los tres primeros meses del año, han ocurrido 5.775 homicidios.

Autor de obras como «Narcoperiodismo», «Con una granada en la boca» y «Huérfanos del narco», Valdés era una de las voces más importantes en el país sobre la narcoviolencia. Corresponsal del periódico La Jornada en Sinaloa y fundador de Ríodoce, obtuvo en 2011 el Premio Libertad de Prensa del Comité para la Protección de Periodistas.

Seis periodistas asesinados en 2017

Su asesinato ha sido recibido con una profunda indignación de un país por un nuevo golpe al periodismo. Dos semanas atrás habían asesinado también al reportero Filiberto Álvarez, quien conducía un programa de música en el estado de Morelos, aunque parece que el crimen no estaba relacionado con el desempeño de su profesión.

Y hace dos meses, la corresponsal de La Jornada en Chihuahua, Miroslava Breach, fue tiroteada cuando salía de su casa. Tras el asesinato, Valdez mostraba su rabia en Twitter: «que nos maten a todos si esa es la codena de muerte por reportear este infierno. No al silencio».

Luego en el mes de abril, dispararon en la cabeza a Ricardo Monlui, director del Diario de Xalapa, un periódico local, mientras desayunaba en Veracruz.

La escalada de violencia contra la prensa está siendo tan exponencial, que los trabajadores de algunos diarios han preferido cesar sus operaciones. Así, el periódico Norte, editado en Ciudad Juárez, decidió echar el cierre ante las amenazas constantes que recibían sus trabajadores.

El presidente Peña Nieto mostró su rechazo con el asesinato y aseguró por Twitter haber dado órdenes a las fuerzas policiales para que inicien las «investigaciones de este indignante crimen» y, además, reiteró su compromiso con la libertad de prensa.

Por el momento, no se han encontrado culpables en el asesinato de los otros cinco periodistas fallecidos este año, un reflejo de la impunidad que reina en el país azteca.