Distribución territorial de los cárteles de narcotraficantes en México, Fuente: DEA
Distribución territorial de los cárteles de narcotraficantes en México, Fuente: DEA - M. G. Calderón

El asalto de Jalisco a Sinaloa

Si bien los dos cárteles fueron aliados, ahora se disputan el territorio

MadridActualizado:

El cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) no siempre fue un enemigo del de Sinaloa. En 2010 se convirtió en el brazo armado utilizado provisionalmente por este último para terminar con Los Zetas en Veracruz. Una alianza que duró hasta 2013, cuando el CJNG anunció su ruptura con el grupo de El Chapo. En la actualidad son las dos organizaciones dedicadas al narcotráfico más poderosas en México.

La Comisión Nacional de Seguridad y la Procuraduría (fiscalía) General de la República detectaron una presencia creciente de la organización de Jalisco en zonas donde existían otros grupos, lo que explicaría su empeño por restar territorio a su competidor.

Según un informe de la DEA (Administración para el control de drogas de EE.UU.), de 2015, el cártel de El Chapo se extiende por el sur y el centro del estado de Sinaloa, y tendría una posición dominante en Durango y los estados fronterizos con Estados Unidos de Sonora y Baja California. También controla Baja California del Sur y parte de Chiguagua.

Mientras, el CJNG se extiende por diversos estados del Pacífico e incluso del Caribe. Está presente en Jalisco, Aguascalientes y Nayarit, entre otros de la costa este. En el sur, llega a Oaxaca y Chiapas. Y en la costa oeste, ha podido establecerse alrededor de Veracruz, donde comparte el estado con los Zetas, que imponen su dominio en Tabasco, Campeche y Puebla. En el norte, este último también controla Coahuila, Nuevo León y parte de San Luis Potosí.