Evolución de la ola del tsunami de Japón y hora aproximada de llegada a las costas - abc

La alerta de tsunami llega a Australia, Nueva Zelanda, la Polinesia y la costa oeste de América

Al terremoto de 8,9 grados que ha sacudido la costa noreste de Japón le ha seguido un tsunami que ha arrasado la ciudad de Sendai

MANILA/YAKARTA Actualizado:

El terremoto de 8, 9 grados que sacudió este viernes la costa noreste de Japón ha provocado alertas de tsunami en una veintena de países del este de Asia, Oceanía y la costa oeste del continente americano, según informó el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico. Concretamente, se ha declarado la alerta de tsunami en Rusia, Taiwán, Filipinas, Indonesia, Papúa Nueva Guinea, Australia, Nueva Zelanda, Fiyi, México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Honduras, Chile, Ecuador, Colombia y Perú. "Un tsunami es una serie de olas y la primera puede que nos sea la peor", informó el centro. "La amenaza puede continuar durante muchas horas, a medida que llegan las olas", agregó. El terremoto de 8, 9 grados registrado en la costa norte de Japón ha causado al menos seis muertos, numerosos heridos, incendios, cortes de electricidad y evacuaciones masivas de habitantes ante el temor de nuevos tsunamis. Según el Centro de Observación Geológica de Estados Unidos (USGS), el terremoto se produjo a solo 24 kilómetros de profundidad. El epicentro se encuentra a 130 kilómetros mar adentro de Sendai, en la isla de Honshu (prefectura de Miyagi). El seísmo ha causado de momento un tsunami de diez metros, que ha arrasado todo a su paso, incluyendo casas, coches, barcos y granjas, según la cadena de televisión nipona NHK. En Sendai se han registrado incendios, según la agencia Kiodo. Las autoridades han alertado de otro posible maremoto de diez metros. Se trata del terremoto más grave registrado en Japón en los últimos 20 años. La población ha sido evacuada hacia las zonas más altas. Aparte, del terremoto, se han registrado numerosas réplicas y en la capital, Tokio, algunos edificios han temblado.