El presidente sirio Bashar al Asad - efe

Al Asad dice que el grupo Estado Islámico es «un proyecto de Occidente» para derrocarle

El presidente sirio dice que solo se irá por «la exigencia del pueblo y no porque lo decida Estados Unidos»

eP
Actualizado:

El presidente sirio, Bashar al Asad, ha asegurado que tanto el grupo terrorista Estado Islámico como el Frente al Nusra, la filial siria de Al Qaida, forman parte de un «proyecto extremista occidental» que tiene como objetivo derrocarle, al tiempo que ha culpado a Europa de la actual crisis de refugiados por su «doble rasero» con respecto a Siria.

En una entrevista concedida a medios rusos y difundida por la agencia de noticias RIA Novosti, Al Asad ha subrayado que la actual crisis de refugiados es una consecuencia directa de la política de doble rasero de Occidente en Siria.

«Ellos», ha dicho, en referencia a Estado Islámico y el Frente Al Nusra, «son la tercera oleada de organizaciones políticas creadas por Occidente para difundir ideología tóxica». «Es un proyecto extremista occidental», ha subrayado, para después explicar que la primera «oleada» de organizaciones instigada por Occidente tuvo como consecuencia al movimiento islamista Hermanos Musulmanes y la segunda dio lugar a Al Qaida.

«Lo que está pasando en Siria se asimila a lo que acontece en su región», ha afirmado, dirigiéndose a los periodistas rusos que le entrevistaban. Según el mandatario sirio, tras el 'golpe de Estado' en Ucrania, el presidente ruso, Vladimir Putin, se ha convertido para Occidente en un enemigo «a pesar» de que ha sido elegido «democráticamente». «Occidente no acepta socios ni Estados soberanos», ha añadido.

«¿Cuáles son sus reclamaciones a Rusia o a Siria o a Irán? Son Estados soberanos. Lo que querrían es apartar a una persona y poner en su lugar a otra que atienda sus intereses en vez de obrar en beneficio de la patria», ha explicado.

«Uno se va por exigencia del pueblo»

Con respecto a su propia continuidad en el poder, Al Asad ha asegurado que llegó a la Presidencia del país «con el consentimiento del pueblo», «a través de las urnas». «Uno se va también por exigencia del pueblo, no porque lo decidan EE.UU., el Consejo de Seguridad de la ONU, la Conferencia de Ginebra o el Comunicado de Ginebra», ha asegurado.

El presidente de Siria ha asegurado que la actual crisis migratoria, en la que la mayoría de los refugiados huyen de su país en busca de un futuro mejor, es el resultado de la política de Occidente de doble rasero en Siria. «En cuanto a Europa, por supuesto que es su culpa», ha afirmado.

En este sentido, ha dicho que los europeos lamentan las muertes de los refugiados pero no quieren darse cuenta de los miles de sirios que fallecieron dentro del país. «La vergonzosa política de doble rasero de los europeos es inaceptable y evidente para todos», ha dicho, antes de asegurar que no comprende cómo es posible tener lástima de unas víctimas y no darse cuenta de otras. «La responsabilidad recae en Europa que ha apoyado y sigue apoyando y encubriendo el terrorismo», ha recalcado.

Con respecto a Estado Islámico y otras organizaciones terroristas que operan en Siria, Al Asad ha hecho hincapié en que «el diálogo no dará ningún resultado» y en que hay que luchar contra los milicianos sin tregua. «Hay que combatirlas sin cuartel, hasta eliminarlas», ha subrayado.

Sin embargo, sí se ha mostrado dispuesto a conversar con otros grupos políticos para reducir la amenaza terrorista en el país. «Hemos mantenido el diálogo y logrado acuerdos con varios grupos armados, para traer paz a algunas zonas problemáticas. En otros lugares, los rebeldes han engrosado las filas del Ejército sirio, pelean al lado de los demás y entregan sus vidas por la Patria. Dialogamos con todos a excepción del Estado Islámico, Frente al Nusra y parecidos», ha señalado el mandatario sirio.