El presidente turco, Tayyip Erdogan
El presidente turco, Tayyip Erdogan - afp
turquía

Trasladan a una prisión de máxima seguridad a los tres periodistas británicos acusados de vinculación terrorista

Los tres trabajan para la compañía americana «Vice News», dos de ellos como reporteros y uno como traductor

Actualizado:

Los tres periodistas británicos acusados por un tribunal turco de tener vínculos con una organización terrorista, han sido trasladados a una prisión de máxima seguridad a cinco horas de donde están sus abogados y el tribunal en el que tienen que comparecer, según «Vice News», la empresa para la que trabajan.

Fuentes de seguridad y medios locales ya indicaron que se trata de dos periodistas británicos y su traductor. La acusación llegó días después de que fuesen detenidos mientras informaban desde el sureste del país, una zona de mayoría kurda.

Este hecho hace que se intensifiquen las preocupaciones sobre la libertad de prensa en el país, mientras Ankara adquiere un papel más importante en la coalición liderada por Estados Unidos para luchar contra Estado Islámico en Siria.

Según las mismas fuentes, la semana pasada los británicos Jake Hanrahan y Philip Pendelbury, así como su traductor, fueron detenidos en la provincia de Diyarbakir, donde estaban grabando enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y milicianos kurdos.

«Vice News condena en los términos más enérgicos posibles intentos del gobierno turco para silenciar a nuestros reporteros, que han estado proporcionando una cobertura importante de la región», ha dicho a través de un comunicado Kevin Sutcliffe, responsable de programación de Vice News Para Europa.

Sutcliffe añade que están trabajando «con todas las autoridades pertinentes» para «agilizar la liberación segura» de estas tres personas.

El tribunal les acusa de mantener un «estrecho contacto» con las milicias del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) —prohibido en el país— ahora enfrentadas al Gobierno turco tras la ruptura en julio de un alto el fuego de dos años y medio por las muertes de dos agentes de Policía.

«A pesar de que los sospechosos no estaban involucrados en la jerarquía de la organización terrorista, se decidió arrestarlos por prestarles ayuda», ha señalado el fiscal jefe de Diyarbakir, que no ha hecho referencia directa al PKK en sus declaraciones.