Barack Obama saluda al príncipe heredero de Baréin, Salman bin Hamad Al-Khalifa
Barack Obama saluda al príncipe heredero de Baréin, Salman bin Hamad Al-Khalifa - efe

Obama ofrece apoyo en defensa a sus aliados en el Golfo ante el miedo del acuerdo nuclear con Irán

El presidente de Estados Unidos deja la puerta abierta a usar la fuerza para defender a esas naciones si es necesario

Actualizado:

El presidente de EEUU, Barack Obama, ofreció este jueves a sus aliados en el Golfo Pérsico más cooperación en seguridad y dejó la puerta abierta a usar la fuerza para defender a esas naciones si es necesario, ante los miedos en la región a las consecuencias de un potencial acuerdo nuclear con Irán.

No obstante, desde la residencia presidencial de descanso de Camp David y al término de una cumbre de dos días con líderes de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Catar, Omán y Baréin, Obama dejó claro que esos países le expresaron su respaldo a un acuerdo nuclear con Irán que sea "exhaustivo y verificable".

En caso de "agresión" o "amenaza de agresión" contra estos países, EEUU está preparado para trabajar con ellos y determinar qué tipo de acciones se deben adoptar, "incluyendo el potencial uso de la fuerza militar", subrayó Obama en una comparecencia de prensa al término de la cumbre. "Y dejadme enfatizar que Estados Unidos mantiene sus compromisos", insistió a continuación.

Según Obama, los países asistentes a la cumbre le transmitieron que, si tras las negociaciones de Irán y el Grupo 5+1 (EEUU, Francia, Reino Unido, China, Rusia y Alemania), se logra un acuerdo que impida a Teherán desarrollar un arma nuclear, "eso estaría en su interés y en el interés de la región, y también de la comunidad mundial".

"Hubo una preocupación, que yo comparto, de que incluso si lidiamos eficazmente con el asunto nuclear, todavía tendremos que lidiar con las actividades desestabilizadoras de Irán en la región", apuntó a continuación.

Mientras, el ministro de Exteriores saudí, Adel al Yobeir, dijo a los periodistas que era "demasiado pronto para prejuzgar" la negociación con Irán, porque hasta ahora hay "solo un acuerdo marco" y no se sabe "si los iraníes aceptarán las condiciones" que se alcancen en las próximas semanas.

Tanto Obama, que la calificó de "excelente", como Al Yobeir, que sostuvo que fue "extremadamente productiva", expresaron su satisfacción por los resultados de la cumbre, que se había inaugurado el miércoles con una cena en la Casa Blanca.

Las expectativas sobre la cumbre se desinflaron algo tras la cancelación, casi a última hora, de la participación del rey Salman de Arabia Saudí, interpretada por algunos analistas como un desplante a Obama y un signo más de las desavenencias bilaterales sobre la política en Oriente Medio.

Además, únicamente dos países (Kuwait y Catar) enviaron a sus jefes de Estado a la cumbre y, por otro lado, la Casa Blanca ya había dejado entrever su oposición a iniciar un tratado de defensa mutua, como buscaban algunas de las naciones invitadas.

El asesor adjunto de seguridad nacional de Obama, Ben Rhodes, argumentó en una conferencia de prensa que ese tipo de tratados implican un proceso "muy complicado" y "muy largo", y anotó que para lo que EEUU está "preparado" ahora mismo es para comprometerse a defender y estar al lado de esos países ante "amenazas externas".

Entre los compromisos logrados hoy y recogidos en una declaración conjunta, figura que EEUU brindará asistencia a los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) para desarrollar un sistema integrado de defensa antimisiles, así como agilizar las transferencias de armas a la región.

También "más capacitación y cooperación entre nuestras fuerzas de operaciones especiales, compartiendo más información, y una seguridad fronteriza más fuerte para evitar el flujo de combatientes extranjeros", como detalló Obama.

Habrá, asimismo, más cooperación en seguridad marítima, ciberseguridad y contra el terrorismo.

Por otro lado, Rhodes reveló que EEUU está dispuesto a estudiar si incluir a esos países en la categoría de "aliado principal no miembro de la OTAN", que implica recibir, bajo ciertas condiciones, artículos excedentes de defensa y suscribir convenios de entrenamiento conjunto.

Durante la cumbre, los siete países también conversaron sobre la situación de seguridad en Yemen y la tregua humanitaria que está en vigor desde el martes y los conflictos en Siria, Irak y Libia.