Uno de los tanques desplegados en Yemen
Uno de los tanques desplegados en Yemen - afp

Más de 1.200 personas han muerto en Yemen en las últimas seis semanas

Naciones Unidas advierte que las operaciones humanitarias «dejarán de funcionar en los próximos días» si no se reactiva la «distribución de combustible»

Actualizado:

Más de 1.200 personas han muerto en Yemen en las últimas seis semanas y otras 300.000 han tenido que abandonar sus hogares a causa de la violencia, según ha denunciado este jueves el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, quien ha manifestado su "grave preocupación" por el hecho de que continúen los enfrentamientos armados y bombardeos en el país.

A través de un comunicado, denuncia que hay familias en Adén que han quedado "atrapadas" entre los bombardeos y los ataques de los francotiradores, que disparan a civiles en plena calle. De igual forma, ha criticado duramente los ataques contra instalaciones civiles, instando a cesar "de manera inmediata" los bombardeos contra hospitales.

"La violencia ha impedido la llegada de comida, combustible y equipo médico al país. Todos los aeropuertos permanecen cerrados para la población civil. Además, los sistemas de salud, abastecimiento de agua y servicios básicos se encuentran al borde del colapso", agrega la ONU.

En este sentido, Ban ha advertido de que las operaciones humanitarias "dejarán de funcionar dentro de los próximos días, a menos que se reactive la distribución de combustible". Asimismo, ha vuelto a reclamar un alto el fuego entre las partes.

Yemen se encuentra dividido entre suníes y chiíes en un conflicto que recuerda a los que han estallado en los últimos años en países como Irak o Siria. Las tribus chiíes apoyan a los huthis y al expresidente Salé, pero las tribus suníes, Arabia Saudí y otros países suníes como Jordania o Egipto temen que Irán, principal potencia chií del mundo musulmán, trate de establecer un satélite chií en la península Arábiga.