La imagen más reciente de Kim Jong-un, el pasado 13 de enero
La imagen más reciente de Kim Jong-un, el pasado 13 de enero - EFE

Corea del Norte ofrece contactos directos a Estados Unidos para detener sus ensayos nucleares

A cambio pide a Washington que haga lo mismo con las maniobras militares que regularmente realiza con Corea del Sur

Actualizado:

Corea del Norte ha asegurado este miércoles que está dispuesta a tener contactos directos con Estados Unidos para explicar en profundidad su propuesta de suspender sus ensayos nucleares a cambio de que Washington haga lo mismo con las maniobras militares que regularmente realiza con Corea del Sur.

La iniciativa, ya rechazada por la Administración estadounidense, "haría muchas cosas posibles", según aseguró hoy el embajador adjunto de Corea del Norte ante la ONU, An Myong Hun.

El diplomático, en una conferencia de prensa, lamentó el "no" de Estados Unidos, que respondió a la propuesta coreana señalando que los ensayos nucleares y las maniobras militares son dos asuntos independientes.

"Demuestran que quieren seguir aumentando sus capacidades militares en el sur de Corea mientras nos piden que no tengamos nuestras propias capacidades de defensa nacionales. Esto es absolutamente inaceptable", criticó An.

El embajador aseguró que los "juegos de guerra a gran escala" que Estados Unidos lleva a cabo en la península coreana "causan una escalada de la tensión y crean el riesgo de una guerra nuclear".

Para Pyongyang, es fundamental terminar con esas maniobras para permitir un verdadero diálogo y cooperación con Seúl.

Por ello, An aseguró que su Gobierno está "dispuesto a explicar las intenciones de esta propuesta directamente a Estados Unidos si quiere explicaciones adicionales".

El pasado noviembre Corea del Norte amenazó con realizar una nueva prueba nuclear en respuesta a una resolución de la ONU que busca juzgar las violaciones de los derechos humanos del régimen en la Corte Penal Internacional (CPI).

Sin embargo, ni expertos ni agencias de inteligencia han detectado movimientos en las instalaciones de Pungye-ri -complejo en el noreste del país donde el régimen ha llevado a cabo sus tres pruebas nucleares hasta la fecha- que indiquen que se va a realizar un nuevo ensayo atómico subterráneo.

Por su parte, el líder norcoreano Kim Jong-un dijo en su discurso de Año Nuevo que estaría dispuesto a tender la mano a Seúl si se cumplen condiciones como la cancelación de las diferentes maniobras anuales Corea del Sur-Estados Unidos, las cuales Pyongyang considera un ensayo para invadir su territorio.

Seúl y Washington han defendido siempre que se trata de ejercicios militares de carácter defensivo.

Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra ya que el conflicto que las enfrentó entre 1950 y 1953 se cerró con un alto el fuego en vez de un tratado de paz.

El embajador coreano, por otra parte, insistió en que su país "no tiene nada que ver" con el ataque informático a Sony Pictures y recordó que ha propuesto a Washington llevar a cabo una investigación conjunta para demostrarlo.