El secretario de Defensa estadounidense, Robert McNamara (i), a su llegada a Vietnam en 1965
El secretario de Defensa estadounidense, Robert McNamara (i), a su llegada a Vietnam en 1965 - afp
resolución del golfo de tonkín

Se cumplen 50 años de la resolución que sirvió de pretexto para la Guerra de Vietnam

La controvertida ley autorizó al presidente Lyndon B. Johnson a actuar contra Vietnam del Norte, que era apoyado por la URSS

Actualizado:

Agosto de 1964, Golfo de Tonkín, cerca de la costa de Vietnam del Norte. El destructor estadounidense «Maddox» recogía información y datos para inteligencia en la costa norvietnamita, cuando se produjo el incidente que «justificó» la intervención de EE.UU. en la Guerra de Vietnam. Tres naves norvietnamitas se dirigían rumbo al destructor estadounidense cargadas con torpedos. El destructor abrió fuego. Dos días después, el «Maddox» y el destructor «Turner Joy» informaron de otra agresión con torpedos de barcos norvietnamitas. Hanói niega el segundo ataque.

Hoy se cumplen 50 años desde que el Congreso estadounidense aprobara por una mayoría aplastante -ni un voto en contra en la Cámara de los Representantes y sólo dos votos negativos en el Senado- la Resolución del Golfo de Tonkín, que no fue una declaración de guerra oficial a Vietnam del Norte, pero proporcionó al presidente Johnson y al secretario de Defensa McNamara el apoyo necesario para intervenir en Vietnam.

Carta blanca al presidente

El presidente americano Lyndon B. Johnson anunció en televisión que la marina estadounidense había sido atacada, pese a que no existían pruebas fiables de ello, y pidió al Congreso una autorización para «defender la libertad y la paz en el sureste asiático» con la promesa de que no se involucraría en una guerra a gran escala. Poco después, el Congreso firmó la Resolución del Golfo Tonkín, por la cual otorgaba carta blanca al presidente para llevar a cabo «lo que fuera necesario, incluyendo el uso de la fuerza, para asistir a los países de la OTSA (Organización del Tratado de Sureste Asiático) en defensa de su libertad».

A pesar de la confusión sobre lo que pasó en el golfo vietnamita, se ha demostrado que la versión oficial es falsa. El teniente comandante de la Armada de EE.UU. Pat Paterson afirmó en 2008 que «es evidente que no se produjo un segundo ataque, pero no tenemos constancia de que Johnson o McNamara -secretario de Defensa- desinformaran intencionadamente». Un informe desclasificado de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) concluyó que ningún ataque se produjo por parte de los norvietnamitas. El New York Times hizo públicas unas grabaciones a Johnson de 1964 en las que reconoce que «probablemente no se produjo dicho ataque».

España también vivió otro suceso similar, que desencadenó la Guerra de Cuba en 1898. Todas las hipótesis apuntan a que el hundimiento del acorazado «Maine» fue un montaje del gobierno de EE.UU. como pretexto para declarar la guerra a España.

El voto que el Congreso «no puede olvidar»

Según el New York Times, durante más de 20 años después de la Guerra de Vietnam, el voto que aprobó la Resolución del Golfo de Tonkín fue el más citado por los legisladores del Congreso como el voto del que más se arrepentían. La guerra que perdió EE.UU. costó 58.000 vidas americanas, generó múltiples protestas y sumió al país en el síndrome de Vietnam, que condicionó la política exterior estadounidense de los años 70 y 80 en contra del intervencionismo militar.