Cristianos iraquíes rezan en una iglesia de Bagdad
Cristianos iraquíes rezan en una iglesia de Bagdad - ap

Todas las iglesias de Mosul han sido ocupadas por los yihadistas

La jerarquía católica de Irak relata en Bruselas los padecimientos de los cristianos y pide ayuda a Europa

Actualizado:

El obispo católico de la ciudad iraquí de Mosul, Yohann Petros Mouche, relató ayer en Bruselas que no quedan "prácticamente" cristianos en su ciudad, y confirmó que las iglesias caldeas y sirio-ortodoxas han sido ocupadas los rebeldes suníes del Estado Islámico (EI). Mosul -la segunda ciudad de Irak- contaba con una comunidad de 35.000 cristianos en 2003, antes de la intervención armada de Estados Unidos.

Las dos primeras autoridades cristianas de Irak, el obispo Petros Mouche y el patriarca de la Iglesia caldea, Louis Sako, comparecieron ayer ante la prensa acreditada en Bruselas para pedir que la Unión Europea se comprometa más "para evitar una guerra civil" en Irak que amenaza a los cristianos "una minoría muy frágil". "Los europeos tienen un deber moral con Irak", dijo el patriarca caldeo.

Los dos representes de la jerarquía se reunieron en Bruselas con autoridades comunitarias, entre ellos el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

El obispo Sako mostró su extrema preocupación por los cristianos iraquíes que no dejan de huir de las zonas del norte conquistadas por los yihadistas. "Por el momento los cristianos no son el objetivo como grupo" del Estado Islámico, pero "hay que ver cómo evoluciona la situación".

En el conjunto de Irak "si nada cambia, la presencia cristiana va a ser meramente simbólica", debido a la huida hacia los países vecinos (Turquía y el Líbano sobre todo), advirtió Sako. Aunque es difícil hacer hoy el cálculo, la jerarquía estima que el número de cristianos que quedan en Irak se sitúa entre 400.000 y medio millón, cuando hace diez años la cifra superaba el millón.