Una mujer se suicida en India cuando su violador fue condenado a pedirle perdón
Las violaciones de mujeres son muy frecuentes en India y los tribunales que las juzgan, muy laxos - reuters

Una mujer se suicida en India cuando su violador fue condenado a pedirle perdón

Fue asaltada en su casa delante de sus tres hijos por un vecino de 21 años. El tribunal solo lo condenó a tocarle los pies a la muerj violada, un signo de respeto en la cultura india

Actualizado:

Las violaciones y sus consecuencias continúan sacudiendo a la India. Ayer se promulgaron dos sentencias muy distintas en sendos juicios por violación. Una mujer, madre de tres hijos, se suicidó prendiéndose fuego el miércoles después de que un tribunal irregular condenase a su violador a pedirle perdón tocándole los pies. «No pudo dormir por la noche y al amanecer se prendió fuego», explicó el marido de la fallecida al diario «The Times of India». El tocamiento de pies muestra respeto en la cultura india. Pero para esta mujer, no el suficiente.

La mujer fue violada por un vecino de 21 años en su casa del distrito de Malda, en el estado oriental de Bengala. En presencia de sus hijos. Los líderes del pueblo decidieron no informar a la Policía y resolver ellos el caso. Esta práctica es común en las zonas rurales del país asiático, todavía muy conservadoras. La prensa india compara a estos tribunales vecinales con los talibanes. Prohíben a las jóvenes el uso de móviles y en ocasiones sancionan asesinatos de honor.

Además del tocamiento de pies, el improvisado tribunal advirtió al violador de que en caso de que repitiese la violación debería pagar unos 300 euros. «Esto solo trajo más humillación a mi esposa. Usaron lenguaje vulgar con ella y cuestionaron su decencia», añadió el marido.

Violación en grupo

A principios de año un consejo tribal también de Bengala condenó a una joven a ser «disfrutada» por los hombres del pueblo. Su delito radicó en mantener una relación amorosa con un chico que no pertenecía a su tribu. La mujer de 20 años fue violada por entre 10 y 12 hombres en una choza. Otra sentencia, esta de un tribunal legal, ha sido bien recibida por la sociedad civil india. Veinticuatro hombres fueron condenados ayer a diversas penas de prisión por violar 67 veces a una adolescente de 16 años en 1996. El líder del grupo, Dharmarajan, abogado de 40 años de edad, fue condenado a cadena perpetua por organizar el secuestro de la joven de su residencia de estudiantes y su violación múltiple en hoteles, casas y coches.

La joven fue mantenida en cautividad durante 40 días y fue violada por 41 hombres, entre ellos nueve empresarios, dos abogados, un policía y un profesor. La adolescente fue transportada unos 3.000 kilómetros en los estados sureños de Kerala, donde fue secuestrada, y Tamil Nadu. «Me encuentro feliz y aliviada porque se ha hecho justicia y porque ahora todo el mundo conocerá la verdad», afirmó la víctima al conocer la sentencia, de acuerdo con la prensa local. Su lucha y la de su familia ha durado 18 años.

Tribunales benevolentes

Hace nueve años, 34 de los 35 acusados de participar en el abuso sexual fueron absueltos por un tribunal de Kerala. La mujer no se dio por vencida y recurrió al Tribunal Supremo de la India. El máximo organismo judicial indio tardó ocho años en ver el caso y el año pasado ordenó la repetición del juicio. Cinco de los acusados han fallecido durante los 18 años que ha durado el proceso judicial y el resto de los sospechosos fueron absueltos.

Los tribunales indios se han mostrado históricamente benevolentes con los casos de abusos sexuales. Pero la violación en grupo de una joven de clase media en Nueva Delhien diciembre de 2012 provocó protestas sin precedentes por el trato a la mujer. Ante la presión popular, el Gobierno endureció las penas y creó juzgados rápidos especiales para los delitos sexuales.