Egipto juzga a Mursi por escapar de prisión en 2011
Ciudadanos egipcios siguen la vista del juicio a Mohamed Mursi en una televisión en una calle de El Cairo - reuters

Egipto juzga a Mursi por escapar de prisión en 2011

Esta es el segundo proceso al que se enfrenta el islamista, que tiene causas abiertas también por supuestamente incitar la matanza de manifestantes, por espionaje y por insultar a la judicatura

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El expresidente egipcio Mohamed Mursi vuelve a sentarse hoy en el banquillo acusado de escapar de la cárcel durante la revolución de 2011, cuando se produjeron fugas masivas de los presidios egipcios. Esta es el segundo proceso al que se enfrenta el islamista, que tiene causas abiertas también por supuestamente incitar la matanza de manifestantes, por espionaje y por insultar a la judicatura.

Mursi, que fue derrocado el pasado verano en un golpe de Estado militar, fue llevado al tribunal en la tarde de ayer, y hoy comparece en la jaula de los acusados, como es habitual, aunque esta vez ha sido recubierta de un cristal aislante para evitar que los gritos del expresidente puedan interrumpir el juicio como ya ocurrió en noviembre, la primera vez que fue llevado ante los jueces. A pesar de estas nuevas medidas, Mursi, desafiante, ha conseguido interpelar al tribunal a voz en grito para decir “soy el presidente de la república, ¿Cómo me pueden tener en un cuchitril durante semanas?”.

El islamista viste el chándal blanco de los presos y ha sido separado de otros líderes de los Hermanos Musulmanes que también han sido imputados en este juicio. En un momento en el que el juez ha permitido que se escuchara el sonido del interior de la jaula, los detenidos han gritado “¡Abajo con el régimen militar!”, y han hecho el gesto de Rabaa, los cuatro dedos que recuerdan a los muertos por la violencia policial.

Hoy se cumplen exactamente tres años de los hechos por los que se juzga Mursi y a otros 128 acusados. Aquel día, con la policía desaparecida misteriosamente de las calles del país, más de 20.000 presos escaparon de las cárceles egipcias algo que en su momento se achacó a una maniobra del régimen de Hosni Mubarak para propagar el caos y frustrar la revolución en marcha. Mursi, que había sido detenido dos días antes, al poco de comenzar las protestas masivas que finalmente acabaron por tumbar a Mubarak, se encontraba en la prisión de Wadi Natrum, en el delta del Nilo, y pudo escapar con otros compañeros. En aquel momento, el islamista, que habló por teléfono con una televisión, aseguró que habían sido los vecinos los que les habían ayudado a escapar.

Las autoridades sin embargo acusan ahora a Mursi y otros líderes de la cofradía de orquestar junto al grupo palestino Hamás y el libanés Hizbulá la fuga de las prisiones para “destruir el Estado egipcio y sus instituciones”.

El segundo juicio al expresidente tiene lugar el día después de que el hombre que lideró el golpe de Estado contra él, el ahora mariscal Abdelfatah el Sisi, obtuviera las bendiciones del Ejército para emprender su carrera presidencial. El Sisi no ha anunciado oficialmente aún su candidatura, algo que parece que será cuestión de horas.

Azote yihadista

Egipto vive un momento convulso en el que la irrupción del terrorismo yihadista está siendo utilizado por las autoridades para reprimir a toda la oposición, especialmente a los Hermanos Musulmanes, que han sido declarados grupo terrorista. Esta mañana un alto cargo del ministerio del Interior era asesinado en Guiza cuando salía de su casa para ir a trabajar. El general de policía Mohamed Said ha sido tiroteado por unos desconocidos que viajaban en una motocicleta. El primer ministro egipcio, Hazem el Beblaui, ha dicho que su muerte “alimenta la determinación de las autoridades para luchar contra el terrorismo”.