Auschwitz, Berlín, Budapest: Europa Central conmemora el Holocausto
Una delegación del Parlamento israelí asiste a una ceremonia de conmemoración de las víctimas del Holocausto - efe

Auschwitz, Berlín, Budapest: Europa Central conmemora el Holocausto

EL 27 de enero de 1945 las tropas soviéticas entraban al campo de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau para liberar a los presos, una fecha que adoptó la ONU en 2005 como día internacional de recuerdo del Holocausto

Actualizado:

EL 27 de enero de 1945 las tropas soviéticas entraban al campo de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau para liberar a los presos, una fecha que adoptó la ONU en 2005 como día internacional de recuerdo del Holocausto. Durante la Segunda Guerra Mundial, Durante el régimen nazi fueron asesinados millones de judíos, gitanos, discapacitados, opositores políticos y homosexuales. Y hoy se están realizando actos en todo el mundo, especialmente en Israel, en Europa Central y en la ONU.

Auschwitz

El campo de concentración y exterminio Auschwitz-Birkenau fue un complejo situado a unos 43 km al oeste de Cracovia y construido por los nazis tras la invasión de Polonia de 1939. Fue el mayor centro de exterminio de la historia del nazismo al que fueron enviadas cerca de un millón y medio de personas, la gran mayoría de ellas judías. Una veintena de sobrevivientes así como funcionarios israelíes se han congregado este lunes aquí para recordar el 69 aniversario de la liberación del campo de concentración a manos del ejército rojo: han colocado ofrendas florales en el Muro de la Muerte donde se ejecutaba a los prisioneros. El campo fue establecido en mayo de 1940 en los terrenos de un antiguo cuartel militar polaco y las cámaras de gas comenzaron a funcionar en marzo de 1942.

Nueva York

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha afirmado que «el veneno del genocidio sigue activo» y recomienda estar «vigilantes frente a la intransigencia, las ideologías extremistas, las tensiones comunitarias y la discriminación de las minorías». Ban ha recalcado que «tragedias» como las de Camboya (entre 1975 y 1979), Ruanda (1994) o Srebrenica (1995) revelan que «horrores» como el Holocausto pueden volver a suceder. El director de cine Steven Spielberg será el encargado del discurso central en el vestíbulo de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York: según el Instituto de la Fundación Shoah, Spielberg hablará sobre la importancia de recordar el Holocausto y otros genocidios, y de prevenir futuros exterminios de seres humanos a través del uso educativo de testimonios de los supervivientes.

Berlín

Alemania instituyó en 1996 la fecha de este 27 de enero como el día de recuerdo a las víctimas del Nazismo y como cada año, el Parlamento (Bundestag) le ha dedicado una sesión especial, cuyo orador central ha sido el escritor ruso de 95 años Daniil Granin. Por su parte, el presidente del Consejo Central de los Judíos en Berlín Dieter Graumann ha advertido sobre un nuevo antisemitismo: «Me preocupa sobretodo que hoy en día la palabra «judío» sea usada en los colegios alemanes como una palabrota y que nadie se preocupe demasiado por ello», ha comentado Graumann. En todo Alemania se están realizando actividades conmemorativas, como en el Museo Histórico de Berlín donde se está proyectando «Shoah» de Claude Lanzmann en el contexto de la exposición «La política de exterminio nazi y el rol de la iglesia evangélica en el Tercer Reich».

Budapest

En un inusual reconocimiento público de un pasado bélico, el presidente de Hungría Janos Ader ha declarado que los húngaros colaboraron con los nazis al mandar a casi medio millón de judíos a la muerte. Según Ader, si la guerra se hubiera desarrollado según los planes de Hitler y sus aliados fascistas en Hungría, los judíos habrían sido totalmente exterminados del país: «Auschwitz puede estar a centenares de kilómetros de Hungría, pero es parte de la historia húngara», comentó Ader por escrito. Por su parte, el primer ministro conservador Viktor Orban, favorito para ser reelegido en abril, ha dicho que hará todo lo posible para frenar el creciente antisemitismo en el país. Un grupo judío ha amenazado, sin embargo, con boicotear los actos de recuerdo del Holocausto por los planes para levantar un monumento sobre la ocupación alemana en 1944: alegan que pone la culpa del genocidio únicamente sobre los alemanes, oscureciendo el papel de los húngaros.