El líder de la oposición en Ucrania: «No pienso ceder al chantaje de Putin»
ENTREVISTA con vitali klichkó (alianza democrática)

El líder de la oposición en Ucrania: «No pienso ceder al chantaje de Putin»

El campeón del mundo de boxeo encabeza las protestas en las calles de Kiev y asegura que el gobierno de Yanukóvich está a punto de ceder

Actualizado:

Vitali Vladímirovich Klichkó, de 42 años, mide más de dos metros de estatura y es campeón mundial de los pesos pesados del Consejo Mundial de Boxeo. Es también líder de la Alianza Democrática de Ucrania por las Reformas (UDAR), palabra que significa «golpe» en ucraniano. Su partido es la tercera fuerza política del país con más de 40 escaños. Es uno de los principales incitadores de las actuales protestas en las calles de Kiev y uno de los diputados que ayer bloquearon el presídium de la Rada, el Parlamento. Los sondeos le sitúan como el político con más posibilidades, si se celebrasen ahora unas elecciones presidenciales.

Hoy se anunciaba una posible remodelación en el Gobierno y ustedes han reventado la sesión. El presidente de la Cámara la ha dado por terminada a los diez minutos de su comienzo.

—Un Gobierno que ha llevado el país a la actual situación y que, además, ha roto las esperanzas de la mayoría negándose a firmar el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea no puede hacer otra cosa que dimitir en pleno. Cambiar a los titulares de algunos ministerios no resuelve nada.

¿Piensan seguir entonces bloqueando los trabajos del Parlamento?

—Ucrania sufre una profunda crisis política y económica y los proyectos de ley que el partido mayoritario –Partido de las Regiones- y el Ejecutivo están proponiendo a discusión no están dirigidos a propiciar ninguna salida a la situación. Ya le digo que la única solución pasa por convocar elecciones legislativas y presidenciales. Estaríamos dispuestos solamente a cooperar en la aprobación de los presupuestos para 2014 y nada más.

¿No le parece poco realista conseguir que el actual poder se vaya?

—Lo que no es realista en absoluto es pretender hacer como que no pasa nada y esperar a que la situación se resuelva sola.

Sí, pero hoy en Moscú el presidente Víctor Yanukóvich va a obtener un descuento en el precio del gas y ayudas económicas. ¿No puede eso ayudar a remontar la crisis?

—Eso, si se confirma, sería una inyección transitoria en nuestra economía. Pero con efecto a corto plazo. No es más que un parche. La raíz de nuestros problemas económicos no desaparecería como tampoco su estructura viciada.

¿Se refiere usted a la necesidad de reformas como proclama su partido?

—Sí, porque, después de esa ayuda, ¿desaparecerían nuestros monopolios, resurgirían nuestros pequeños empresarios, lo sentiría la población en forma de mejores salarios y pensiones? Le puedo decir que no.

Está además también la corrupción.

–Exacto. La corrupción no desaparecería. Somos uno de los países más corruptos entre las repúblicas de la antigua Unión Soviética. Tenemos que tener en cuenta también aspectos como los derechos de la ciudadanía, que no por bajar el gas van a mejorar.

¿Hay que entender entonces que el eventual ingreso de Ucrania en la Unión Aduanera rusa, como desea Putin, sería algo también sin perspectiva a largo plazo?

–La Unión Aduanera es un proyecto geoestratégico de Moscú y no sirve a los intereses de Ucrania. Por cierto, Yanukóvich tendrá ahora que explicarnos, a nosotros como parlamentarios, con qué tendremos que pagar a Rusia a cambio. Nadie da créditos y reduce el precio del gas sin contrapartidas. Tenemos fundamentos para temer que puedan ser traicionados nuestros intereses nacionales.

¿Ven ustedes la senda europea como algo más ventajosos para Ucrania?

—Mire, el 70 por ciento de los ucranianos están por la integración en la UE. El compromiso con la necesidad de continuar en la senda europea está incluso en nuestra legislación. Tal vez los resultados de tal integración no vayan a ser inmediatos, pero son más deseables a largo plazo para las reformas que Ucrania necesita, para su desarrollo económico y para el respeto a los derechos de la población. Queremos estar en Europa y el actual Gobierno ucraniano hace un mes también quería. Después cambió de idea repentinamente.

Es que Rusia amenazó con cerrar su mercado a Ucrania.

–Pero no podemos plegarnos al chantaje de Putin. Además, si no se moderniza nuestra industria, terminaremos perdiendo el mercado ruso de todas maneras.

De cara a unas posibles presidenciales, ¿los partidos opositores que están ahora en la protesta de la plaza de la Independencia piensan proponer un candidato único?

—Sí, es algo fundamental que lleguemos a un acuerdo sobre una candidatura única. El poder tiene muchos recursos y, si nos dispersamos, podemos perder la partida.

¿Usted se piensa proponer como candidato?

—Sí, pero todo depende del acuerdo que alcancemos entre todos los grupos de la oposición. Contará también lo que opine la gente congregada en el Maidán (plaza de la Independencia).

¿Cree que la gente aguantará mucho más tiempo en la plaza con el frío invernal?

—Por supuesto, estamos resueltos a seguir ahí mientras no consigamos un cambio de poder. Con este Gobierno y este presidente nunca entraremos en la UE. Creo que no falta mucho para conseguir echarlos.