Los Hermanos Musulmanes incendian y dañan siete iglesias
Un símbolo de unión entre musulmanes y cristianos en una protesta contra Mursi en la plaza Tahrir - efe

Los Hermanos Musulmanes incendian y dañan siete iglesias

«La unidad de musulmanes y cristianos es una línea roja, y las fuerzas de la oscuridad y el terrorismo no lograrán debilitarla», ha dicho el primer ministro Al Beblaui

efe
Actualizado:

El primer ministro egipcio, Hazem al Beblaui, condenó este jueves las «acciones criminales» que sufrieron ayer varias iglesias en el país, informó la agencia estatal de noticias Mena. El jefe de Gobierno expresó, además, por teléfono al patriarca de la iglesia ortodoxa copta, Teodoro II, su solidaridad y pésame por los actos de violencia e incendio de iglesias en varias provincias del país.

«La unidad de musulmanes y cristianos es una línea roja y las fuerzas de la oscuridad y el terrorismo no lograrán afectar o debilitarla», destacó Al Beblaui. Asimismo, advirtió de que su Ejecutivo afrontará con firmeza cualquier intento de agredir los lugares de culto y los ataques a cristianos.

Por su parte, el jefe del Ejército egipcio y ministro de Defensa, general Abdel Fatah al Sisi, ordenó este jueves al departamento de Ingeniería Militar reconstruir y reparar rápidamente todas las iglesias atacadas. Según Mena, la decisión de Al Sisi fue adoptada "en respuesta al papel patriótico que desempeñan los cristianos en Egipto".

Al Sisi ordena reconstruir rápidamente las iglesias atacadasEl Ministerio del Interior egipcio anunció que un total de siete iglesias fueron incendiadas o dañadas ayer por los seguidores de los Hermanos Musulmanes. Los ataques se produjeron en el Norte del Sinaí, en el noreste del país, y en las provincias de Asiut, Minya y Sohag, ubicadas al sur de El Cairo.

Por otra parte, cientos de seguidores de los Hermanos Musulmanes han atacado este jueves un edificio gubernamental en El Cairo, en el que han incendiado uno de los accesos, según han informado la cadena de televisión estatal y varios testigos. Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los seguidores del expresidente Mohamed Mursi por el desalojo de dos campamentos de protesta en El Cairo han causado más de 525 víctimas, según el balance ofrecido por el Gobierno interino.

Las autoridades decretaron ayer el estado de emergencia durante un mes y el toque de queda por la noche tras la violencia que se extendió por todo el país. Después del inicio de la operación policial contra las acampadas islamistas, los Hermanos Musulmanes hicieron llamamientos a sus partidarios para que salieran a las calles de Egipto, lo que degeneró en choques con las fuerzas del orden y opositores al depuesto mandatario.